Ir al contenido

Deporte | Lunes 11 • Abril • 2016

Yo y mi otro yo

Cerro y Plaza Colonia empataron sin goles; los patas blancas siguen siendo los únicos líderes del Clausura.

Cuando ya pasaron las ocho primeras fechas del Clausura, Plaza Colonia sigue siendo el líder absoluto y tiene serias aspiraciones de clasificarse por primera vez en su historia a una copa internacional. Por si fuera poco, está muy cerca de escaparle al descenso, el primer objetivo planteado por el equipo desde su regreso al círculo de privilegio.

Esta vez se llevó a su casa un punto que vale, y mucho, en todas las tablas. El joven equipo coloniense igualó sin goles con Cerro, uno de los equipos más complicados de todo el campeonato, en la fría tarde dominguera en el siempre difícil Luis Tróccoli. El partido tuvo de todo: emociones, gritos, jugadas y atajadas, aunque le faltó el gol.

El equipo dirigido por Eduardo Espinel sigue mostrando una buena cara, con sus circuitos de juego sumamente aceitados. Enfrentar a Cerro no fue un impedimento para los visitantes en su orden táctico. A pesar del mal estado del campo (que mejoró bastante respecto de aquel partido con Nacional que terminó con victoria cerrense), los patas blancas pudieron acomodarse y castigaron en varias ocasiones. Se pararon mucho mejor que su rival en los primeros 20 minutos de juego y casi abrieron el marcador con un bombazo del argentino Germán Rivero y otra chance de Nicolás Milessi. Lo peor para Cerro no terminó ahí, porque en una incidencia de lucha por el balón, el capitán Richard Pellejero sufrió un esguince de rodilla y tobillo que lo obligó a salir, y fue reemplazado por Andrés Ravecca.

Pero el bajón anímico no afectó a Cerro, que pareció despertarse tras la salida de Pellejero. El más dúctil e interesante del primer tiempo en los cerrenses fue el zurdo Maureen Franco. El hábil y experiente volante hizo de las suyas y casi metió un golazo con una exquisita volea que rozó el palo. Antes, el propio Franco asistió de tiro libre a Huguito Silveira y el moreno definió contra el palo, lo que generó la primera tapada clave de Kevin Dawson, el buen arquero de Plaza.

Lo más difícil para Cerro, que se paró con un 3-4-3, fue controlar al picante Nicolás Dibble. El veloz delantero complicó una y otra vez al fondo albiceleste, que no tuvo otra que bajarlo en cada ocasión. Dibble no pudo encontrarse con Rivero, y por eso Plaza no llegó tan fino a la línea final.

El complemento volvió a tener de todo. Los dos se atacaron y los dos goleros se atajaron hasta el viento, que por momentos se hizo sentir. Maureen Franco tuvo una inmejorable chance con un certero cabezazo, con pique antes, que Dawson tapó con alma y vida. También probó Silveira, que no paró de correr, con un zapatazo que se fue apenas desviado. En el visitante lo más claro vino con un tiro libre de Alejandro Villoldo que tapó Sebastián Fuentes, y un cabezazo del zaguero Carlos Rodríguez que se fue apenas desviado.

A 15 minutos del final, Iván Centurión no tuvo otra que bajar a Facundo Waller, que se fue expulsado por doble amarilla. A pesar del hombre de menos, Cerro no se quedó y peleó con uñas y dientes, al igual que Plaza Colonia.

El empate fue justo y los deja a ambos con chances de seguir firmes en sus aspiraciones. Plaza lo goza y festeja por seguir sumando en todas sus tablas. Cerro dio un pasito atrás en su pelea por llegar del Clausura, pero se aferra a ese tercer puesto en la anual, que por ahora lo está llevando a la Copa Libertadores.

Etiquetas