Ir al contenido

Nacional | Viernes 13 • Mayo • 2016

Carlos Salaberry, Víctor Mango, Diana Noy y Jorge Muñoz, ayer, durante la charla “Inclusión social de adolescentes privados de libertad”, en la sede de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado. Foto: Pablo Vignali

Caminos cruzados

El secretario general del Sindicato Único del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (SUINAU), Carlos Salaberry, fue uno de los invitados en el debate sobre privación de libertad de adolescentes que organizaron el Departamento de Jóvenes y la Secretaría de Derechos Humanos de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE). En el encuentro, convocado bajo la pregunta “¿Al joven lo privamos de libertad para cumplir una condena o para insertarlo en la sociedad?”, Salaberry criticó las medidas de seguridad que discute el gobierno con la oposición. “Profundizar la represión es un retroceso desde el punto de vista de los derechos”, dijo en referencia al proyecto presentado por el Partido Nacional que prevé que el mínimo de pena con prisión sea de dos años.

Respecto de la acusación y denuncia de malos tratos en contra de funcionarios que realizó el Consejo Directivo del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (Sirpa), integrado por Gabriela Fulco y Eduardo Katz, Salaberry aseguró que es una “impostura” del directorio para dañar la imagen del sindicato y funcionarios, ya que “cuando ella da las órdenes” procede de otra forma, “como pasó en el traslado del 22 de agosto del año pasado, cuando los gurises estuvieron engrillados, desabrigados, en el piso, sin comer y lastimados”, y que terminó con el procesamiento de dos efectivos de la Guardia Republicana.

Aclaró que con la creación del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente no se creará un nuevo gremio. “Para poder continuar transitando juntos este camino tan difícil”, sostuvo.

El encuentro en COFE se planteó como un debate, pero terminó siendo lo contrario; desde las distintas áreas se llegó a la conclusión de que el paradigma socioeducativo es el camino a seguir. Uno de los ejemplos es el centro carcelario Ituzaingó, de la Colonia Berro. Su director, Jorge Muñoz, aseguró que no creen “ni en medicar a los jóvenes ni en el encierro”, y contó cómo “todo lo logrado en el centro fue iniciativa de los funcionarios”.

El representante del SUINAU en el Sirpa, Víctor Mango, afirmó que “el sindicato es defensor del modelo que enseña”. “No somos como nos quieren vender, tenemos una visión humanitaria que se asemeja muchísimo al trabajo de Jorge”, dijo, y agregó: “Por más que la prensa diga lo que diga, hay que ponerse para salir adelante”.

Etiquetas