Ir al contenido

Nacional | Viernes 27 • Mayo • 2016

Presentación del Sistema de Monitoreo, ayer, en el Centro de Formación y Estudios de la Intendencia de Montevideo.Foto: Santiago Mazzarovich

El centro que nunca duerme

Funciona nuevo sistema que permite controlar el tránsito en tiempo real.

Ayer se puso a andar el Centro de Gestión de Movilidad (CGM) en el edificio anexo de la Intendencia de Montevideo (IM). Concebido como un sistema integral de datos y gestión del tránsito urbano, permitirá aplicar mejoras inmediatas para optimizar la circulación vehicular e informar a la ciudadanía en tiempo real, además de mejorar la seguridad vial.

“Vamos a poder circular más fluidamente. Apuntamos a la fluidez y a disminuir los tiempos de viaje, pero no al aumento de la velocidad, que debe ser la reglamentada y que vamos a controlar mejor, para conseguir mejorar la seguridad vial”, dijo Boris Goloubintseff, director de Ingeniería de Tránsito, durante el lanzamiento, en el que también estuvieron Beatriz Tabacco, directora de Movilidad, Pablo Ferrer, director de Tránsito, Cristina Zubillaga, directora de Montevideo Ciudad Inteligente, y el intendente Daniel Martínez.

La clave es la tecnología: desde la oficina del CGM se controlarán 170 cruces con semáforos, 165 cámaras y 35 sensores de conteo vehicular, 51 cámaras de monitoreo, 15 equipos de fiscalización de velocidad y cruce de semáforos en rojo y cuatro paneles de mensajería. En su primera etapa, el CGM funciona sobre seis de los principales ejes de Montevideo: la rambla Sur, Avenida Italia, Bulevar Artigas, General Flores, 8 de Octubre y Rivera.

La idea de smart city o “ciudad inteligente”, que la actual administración capitalina decidió adoptar, subyace a la creación del CGM. Se trata de mejorar la interacción entre uso de tecnologías, capital social y medioambiente para que el desarrollo urbano no dependa sólo de la infraestructura, sino también de la comunicación y la optimización de la disponibilidad de recursos.

Así, el CGM permitirá no sólo contar con información en tiempo real sobre el estado del tránsito, sino también modificar rápidamente las pautas de comportamiento de semáforos y de servicios de transporte dependientes de la IM. Los semáforos, por ejemplo, podrán funcionar según distintos planes de acuerdo al volumen de tráfico, adaptándose a la demanda en tiempo real.

La fiscalización automática de infracciones, por otra parte, permitirá disminuir la cantidad de siniestros, al operar no sólo como “castigo”, sino también como advertencia permanente para los posibles infractores, independientemente de la presencia de inspectores de tránsito. El CGM, además, no duerme: funcionará las 24 horas del día, todos los días.

Ruedas

El aumento del parque automotor en Montevideo es significativo: en 2005, según datos de la IM, en la capital había 267.240 vehículos empadronados; diez años después, en 2015, esa cifra aumentó a 535.463 vehículos.

Etiquetas