Ir al contenido

Deporte | Jueves 05 • Mayo • 2016

Juega el campeón

Se viene una nueva edición de la Copa San Isidro de Curuguaty.

El domingo a las 15.00 en el Parque Evelio Isnardi, la selección local de Nueva Palmira, recientemente campeona de la Copa Nacional de Selecciones de la Organización del Fútbol del Interior (OFI) jugará la Copa San Isidro de Curuguaty, tradicional torneo que se disputa entre el campeón nacional uruguayo y el paraguayo, que este año es la Liga Guaireña de Fútbol, que se consagró tras derrotar en las finales del Campeonato Nacional Interligas de la Unión del Fútbol del Interior ante Atyreña, en la ciudad de Atyrá.

El partido de vuelta entre palmirenses y el equipo de Villarrica del Espíritu Santo -localidad ubicada en el centro-sur de Paraguay, a 172 kilómetros de Asunción- se jugará el domingo 22 de mayo en el estadio Parques del Guairá. La de 2016 será la 23ª edición de este torneo, que fue ideado por Eusebio Baeza, dirigente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, y Arturo Filártiga Candia, dirigente de la Asociación Paraguaya de Fútbol, y que lleva su nombre en homenaje a la localidad paraguaya a la que se exilió José Gervasio Artigas en 1820.

El actual campeón del torneo es la Liga Social, Cultural y Deportiva Liberación, que en 2014 derrotó a Tacuarembó.

La oveja negra

Nueva Palmira irá por un nuevo reto tras haber logrado la orejona del interior por primera vez en su historia. En conversación con la diaria, Patricio Urán, entrenador campeón con la albiceleste, dijo que volver a encontrarse con sus compañeros del cuerpo técnico y sus dirigidos lo tiene contento, más aun teniendo en cuenta la importancia de la copa que van a jugar. “Mucha gente te dice que es un premio, pero yo, más que tomarlo como un premio, lo tomo como una gran obligación. Hoy Palmira tiene la responsabilidad no sólo de representar a tres o cuatro pueblitos sino a todo el fútbol del interior y a todos los clubes y selecciones que todos los fines de semana salen a jugar un partido”. Sobre la posible ausencia del goleador de la copa, Joaquín Rovetta, recientemente incorporado a Central de San José, dijo: “El plantel es exactamente el mismo: los 25 jugadores que jugaron los 20 partidos del Nacional. Lo que dejé por escrito en mi proyecto es que en la selección de Palmira juega el que tiene ganas, por lo que no tiene necesidad de poner ninguna excusa ni de dar ningún tipo de explicación; si no juega no se le hará ningún juicio de moral. Sabemos lo importante que es Joaquín para nosotros; no solamente él, porque hay cuatro jugadores de Agraciada que el sábado de noche tienen un partido por la Copa Nacional de Clubes”.

El viaje a Paraguay para disputar el partido de vuelta, que se realizará en ómnibus, será largo: “Vamos a salir dos días y pico antes. Si bien sigo pensando que la vida nos pone esta oportunidad sólo una vez, no es tan fácil poder encararla por las obligaciones laborales: son cinco días que tenés que pedir en el trabajo, y en Palmira, que es una ciudad puerto, perdés los jornales, y la parte económica es importante. Tampoco podemos pedirle a una liga tan chica como la nuestra que se haga cargo de esos números, porque es totalmente inviable”.

Urán se ha caracterizado por trascender lo futbolístico y dedicarle mucho trabajo previo a cada partido de Nueva Palmira: “Estoy editando algunos videos, pero no es fácil conseguir información del rival, no es fácil jugar a ciegas. Me llamó la atención el disparate de gente que había de visitante en la final. La empresa donde trabajo, Intertek, tiene oficina en Paraguay y le pedí al gerente de allá si me podía ayudar con algo de información. Capaz que me voy en avión dos días antes que el plantel si la liga me ayuda con algo -porque tampoco me puedo endeudar, ya he hecho cualquier cosa-”, sentenció.

El rival

La selección Guaireña, al igual que Palmira, juega con camiseta albiceleste a bastones. Con el triunfo en las finales ante Atyreña (5-2 en la ida y 6-4 en la vuelta) los de Villarrica consiguieron su quinto título tras las obtenciones del Campeonato Nacional Interligas en 1938, 1950, 1954 y 1982; 34 años pasaron para que volvieran a dar una vuelta olímpica. El año pasado también habían llegado a la final, pero perdieron ante Ovetense. La diferencia sustancial entre el campeón nacional uruguayo y el paraguayo es que este último, al consagrarse como el mejor del interior, tiene la posibilidad de disputar en 2017 la División Intermedia, nada más ni nada menos que la segunda división del fútbol paraguayo a nivel profesional.

Los campeones

En el historial de campeones de la Copa San Isidro de Curuguaty, Paraguay consiguió 13 títulos y Uruguay 9. Federación Misionera San Ignacio y Liga Paranaense la ganaron dos veces cada uno; mientras que Itauguá, Liga del Sud, Limpio, Liga Pirayuense, San José de los Arroyos, San Pedro, Ypacaraí, Caacupé y Liberación se consagraron en una ocasión.

Por Uruguay los campeones fueron Colonia -primero como Liga de Fútbol de Colonia (1963) y después como Federación Departamental de Fútbol de Colonia (2008)- y Maldonado (1982 y 1994) dos veces cada uno; y Trinidad (1956, el primer campeón), Fray Bentos (1959), Tacuarembó (1966), Paysandú (1988) y San José (2000), una vez cada uno.

Etiquetas