Ir al contenido

Nacional | Miércoles 22 • Junio • 2016

Danilo Astori, momentos antes de brindar la conferencia de prensa por la Rendición de Cuentas, en el Palacio Legislativo, el 16 de junio. Foto: Federico Gutiérrez

Cruce de caminos

Gobierno respondió que planteo de financiamiento de la Udelar para reforma del Clínicas “no es viable”, y pide camino de PPP.

El viernes hubo un encuentro clave entre el Comité por el Hospital de Clínicas (HC) y representantes de los ministerios de Economía y Finanzas (MEF) y de Salud Pública, en el que se discutió la propuesta de financiamiento planteada por la Universidad de la República (Udelar) para la reforma del hospital universitario. Martín Vallcorba, asesor del MEF, explicó a la diaria que en la reunión se le planteó al comité que la alternativa presentada “no es viable”, que “no hay posibilidades de avanzar por ese camino” y que, en cambio, sí se puede avanzar en la obra si se recurre al mecanismo de participación público-privada (PPP) para financiarla. El movimiento Todos por el Clínicas y el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT ya manifestaron su rechazo.

En el encuentro participaron el rector de la Udelar, Roberto Markarian, el decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina, los representantes de los órdenes universitarios y los trabajadores del HC, junto al subsecretario del MEF, Pablo Ferreri, la subsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, y Vallcorba. La propuesta de la Udelar implica que la construcción de la obra esté a cargo de un privado y que se comience a pagar en 2023, con fondos que provendrían de la reducción de los aportes patronales que paga la Udelar (actualmente paga 19,5% y se propone que pase a pagar 10%, mientras que las instituciones educativas privadas no hacen aportes patronales).

Según Vallcorba, la diferencia principal radica en que la propuesta de financiamiento de la Udelar “no contempla las preocupaciones planteadas por el Ejecutivo ni las posibilidades que tiene en cuanto a la financiación”. “Dada la situación económica del país y las prioridades en infraestructura, las posibilidades de financiamiento de una obra de este tipo eran por medio de mecanismos de PPP. Eso se le planteó desde un primer momento, no había posibilidades de financiar esta obra con recursos presupuestales”, argumentó. Explicó que el mecanismo de PPP se había planteado porque transfiere los riesgos al privado y se le empieza a pagar una vez que este brinda el servicio en las condiciones pautadas, lo que implica hacer el pago no en el momento de inversión sino cuando el HC esté en funcionamiento. Según entiende, la propuesta que presentó la Udelar en términos fiscales “tiene las mismas consecuencias que un préstamo: no se transfiere ningún riesgo al privado, se compromete a pagarle independientemente de cómo esté la obra y se registra el pago en el momento en que se produce la inversión”. Añadió que la propuesta universitaria “sólo posterga el pago; desde el punto de vista de las reglas de registro del gasto, tiene un impacto inmediato”.

Sobre el planteo de reducir los aportes patronales, Vallcorba dijo que esa discusión “excede largamente el proyecto del Clínicas”. Se preguntó por qué si la Udelar logra utilizar aportes para financiar obras de inversión “no podrían hacer lo mismo las intendencias, ANEP [Administración Nacional de Educación Pública] o ASSE [Administración de los Servicios de Salud del Estado]”, y que esa discusión implicaría “fragilizar el régimen de seguridad social de nuestro país, cuestionando las propias bases de financiamiento de la seguridad social”. Vallcorba defendió el camino de la PPP que, aseguró, “no es un esquema ideológico, es una alternativa de financiamiento”. “Hace diez años se rechazó un proyecto de reforma porque era con un préstamo de fondos internacionales, y hoy plantean que esa es una de las alternativas”, se quejó, y detalló que los servicios que podría brindar el privado son la construcción, el mantenimiento, la provisión de tecnología de alto porte, el mantenimiento de los equipos, la limpieza y eventualmente la seguridad, “no los servicios asistenciales”, que la ley deja fuera de los contratos. Afirmó que el hospital “seguiría siendo universitario, los pliegos los definiría la Udelar, por lo que no hay violación de ninguna autonomía. Es una lástima que esté trancada la discusión sobre un nombre”. Además, añadió que en la reunión se le transmitió al comité que actualmente hay un cupo reservado para la PPP del HC que, de no utilizar la Udelar, “el gobierno tiene la voluntad de utilizar para desarrollar otra inversión en el área de salud pública”, probablemente, con ASSE.

Que no

El movimiento Todos por el Clínicas, integrado por la intergremial universitaria, emitió una declaración contraria a la respuesta del gobierno. “Nos oponemos fuertemente a que en pos de ‘una mayor rentabilidad’ y de ‘disminuir el riesgo’ para un eventual inversor, desde el MEF se realicen presiones para que la Universidad de la República modifique su proyecto edilicio, en vulneración flagrante de la autonomía universitaria”, señalan en el texto, en el que aseguran que se “desoyó la propuesta universitaria”. “La posición intransigente del MEF hace retroceder la discusión sobre la reconversión del Hospital de Clínicas a un punto que se entendía superado, poniendo en riesgo el futuro del proyecto de reconversión”.

El PIT-CNT también se pronunció ayer sobre la respuesta del gobierno. El Secretariado Ejecutivo de la central resolvió ratificar el apoyo a la propuesta universitaria, “condenar la posición del Gobierno de priorizar la ganancia y el lucro del gran capital sobre un Proyecto Universitario y Nacional” e “invitar al gobierno a aceptar la Propuesta Universitaria de financiación de obras en el Hospital de Clínicas”. Advirtió que “cualquier intención de continuar este ataque sin sentido a nuestra aliada, la Universidad de la República, será objeto de la toma de medidas por parte de nuestra central en defensa de nuestro Hospital de Clínicas”.

En tanto, Tomasina planteó que, a título personal, considera que se debe “defender el proyecto acorde a las necesidades académicas y asistenciales del hospital; la forma de financiamiento no debería condicionar el proyecto, sea la que sea. Mientras que se respete este aspecto no deberíamos discutir tanto la forma de financiamiento”. Reconoció que esta respuesta del Ejecutivo genera un nuevo escenario, y que se deberá discutir profundamente el tema en el demos universitario. El decano dijo que sigue siendo “crítico al modelo de PPP para salud y enseñanza, pero desde una postura práctica y si es la última alternativa” la considera, ya que la “peor situación para el hospital es la de estancamiento y no poder invertir; por lo que han expresado los docentes, tenemos la responsabilidad social de asistir en condiciones dignas”.

En dos semanas el tema será discutido en el Consejo Directivo Central de la Udelar.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: