Ir al contenido

Nacional | Viernes 08 • Julio • 2016

Hospital Vilardebó. Foto: Iván Franco (archivo, enero de 2013)

Datos que faltan

Organizaciones sociales hicieron pedidos de informes sobre atención en salud mental a organismos públicos.

El Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (Cainfo), el Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur) y la Asamblea Instituyente por Salud Mental, Desmanicomialización y Vida Digna monitorearon en 2015 las políticas públicas en materia de atención de salud mental y esta semana publicaron los resultados. Por medio de la Ley de Acceso a la Información Pública hicieron consultas a seis organismos públicos: a los ministerios de Salud Pública (MSP), Desarrollo Social (Mides) y Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), al Banco de Previsión Social (BPS) y al Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU). Los datos están en el documento “Aportes para la transformación del modelo de atención en salud mental en el Uruguay”, disponible en los sitios web de las organizaciones.

El informe concluye que “tenemos un sistema anquilosado y violatorio de los derechos de usuarios y familiares”. Señala la necesidad de avanzar en los mecanismos de contralor de la salud mental y “desarrollar políticas e institucionalidades acordes con el paradigma de los derechos humanos al que Uruguay adhirió en materia de salud mental”. Como ejemplo, cita que el MVOTMA respondió que “no hay llamados o políticas de vivienda que tomen en cuenta a esta población”.

Detectaron “un alto grado de ausencia” en la información que compete al BPS, el MSP y ASSE. Sostienen que la respuesta proporcionada “es parcial y en algunos casos contradictoria”; por ejemplo, ASSE reportó que entre 2005 y 2014 hubo tres suicidios en el Hospital Vilardebó y las colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi, mientras que el MSP contó 12.

Respecto de los centros de Asistencia Psicosocial Integradora (API) para niños y adolescentes con padecimiento psiquiátrico, el INAU informó que dispone de diez centros de internación de medio camino, un centro diurno y 36 cupos en centros privados; proporcionó información sobre la cantidad de funcionarios y especialistas de sólo uno de los diez centros de 24 horas. El INAU dio información sobre los protocolos de trabajo en los API y respecto de las medidas de fuerza y contención empleadas enumeró: emocional, ambiental, farmacológica, física o mecánica y aislamiento. El monto por día por niño en cada API es de 5.455 pesos; no se dice cuántos niños hay internados.

El MSP no informó sobre la cantidad de centros públicos y privados con servicios de internación para adultos. ASSE tiene 20. El Vilardebó y las colonias psiquiátricas tenían en diciembre de 2015 1.669 funcionarios y un ausentismo de 30%; en mayo de 2015 había 330 personas internadas en el Vilardebó y 788 en las colonias. El presupuesto anual de las colonias en 2014 fue de 542.663.867 pesos (alrededor de un millón de dólares por mes) y el del Vilardebó, de 467.973.567. Sólo 57 pacientes de las colonias recibieron visitas a lo largo de 2015; toda esa información fue proporcionada por ASSE, no por el MSP. Sobre protocolos ASSE respondió que “es el médico tratante que usa su criterio clínico y sigue los protocolos habituales para cada caso”. No se informa sobre el uso de medidas de contención ni sobre los electrochoques.

Etiquetas