Ir al contenido

Nacional | Viernes 01 • Julio • 2016

Líneas fronterizas

Belela Herrera: ex preso de Guantánamo dijo que pasaría Ramadán en Rivera.

“Él quería pasar el Ramadán en Rivera; nos dijo que quería estar desconectado y que nadie lo llamara. Ya el año pasado prolongó una semana más el Ramadán; esta vez, según estimamos, estaría retornando [a Montevideo] el 7 de julio”, declaró anoche a la diaria la ex vicecanciller Belela Herrera, una de las personas que han estado más cerca de los ex presos de Guantánamo que llegaron a Uruguay en diciembre de 2014. Herrera se refería, en particular, al sirio Jihad Ahmad Diyab, cuya situación fue mencionada ayer, otra vez, por un funcionario de la embajada de Estados Unidos.

En una actividad diplomática que se desarrolló en su casa, el encargado de negocios de la embajada estadounidense en Montevideo, Brad Freden, dijo que su país está “cooperando” para conocer el paradero del refugiado, ante versiones que indicaban que Diyab había cruzado a Brasil de manera clandestina. “Estamos cooperando con Uruguay y con Brasil”, puntualizó Freden, quien no quiso dar detalles acerca de cuáles son esas conversaciones diplomáticas a las que se refería, según consignó la agencia de noticias Efe. Una de las charlas que mantuvo Freden fue con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Fuentes de esa cartera explicaron a la diaria que Bonomi en esa reunión transmitió que Diyab y los otros refugiados viajaron en otras ocasiones al Chuy y a Rivera y que, por otra parte, ninguno de ellos tiene prohibida la salida del país.

Herrera confirmó que los ex presos de Guantánamo ya estuvieron en la frontera en otras ocasiones. “Lo que pasa es que en ambas ciudades hay mezquitas; ellos hacen oraciones cinco veces al día, y Ramadán es una fecha muy importante”, explicó.

La misma versión que la ex vicecanciller manejó hace una semana Jorge Voituret, integrante de la Comisión de Fundadores de la CNT y otra de las personas que acompañan a los refugiados en Montevideo. Según dijo Voituret a la diaria, Diyab les explicó a sus amigos, entre ellos un inmigrante marroquí, que quería “desconectarse completamente” durante Ramadán y regresar a la capital una vez que finalice esa celebración musulmana.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: