Ir al contenido

Deporte | Jueves 07 • Julio • 2016

Pista embarrada

Sobre la nueva realidad de la Confederación Atlética del Uruguay tras la salida de Pablo Sanmartino.

Desde el 30 de junio, la Confederación Atlética del Uruguay (CAU) tiene nuevas autoridades. Tras la renuncia de Pablo Sanmartino, se convocó una asamblea ordinaria para considerar la memoria y el balance de la gestión, y otra, de carácter extraordinario, para elegir al nuevo presidente. En esa instancia renunciaron todos los neutrales que estaban en funciones, y se procedió a la elección del nuevo presidente y de los cuatro neutrales. El entrenador Lionel de Mello, quien ya había presidido la entidad entre 2008 y 2009, fue elegido titular de la confederación, mientras que Pablo Alzugaray, Richard Custodio, Luis Lasa (padre de Emiliano, el saltador olímpico) y Juan Carlos Leiva son los nuevos neutrales.

Otro punto de sensible importancia esa noche fue la conformación de una comisión fiscal. Integrada por el contador Marcos Melazzi, el doctor José Antonio Santarrosa (magistrado del Poder Judicial) y el arquitecto Roque Coronato, tiene a su cargo la revisión del balance del ejercicio anterior. El balance no fue aprobado en la asamblea ordinaria porque se constató el incumplimiento de normas estatutarias y la carencia de un informe de la comisión fiscal. La no aprobación del balance fue la causa formal de la renuncia de los neutrales. La resolución que se tomó fue pasar a un cuarto intermedio de 45 días. Durante el último año de gestión de Pablo Sanmartino, quien renunció a la presidencia de la CAU, no se elevó ningún informe parcial (trimestral) ni final de la comisión fiscal, por lo que la asamblea se propuso enmendar esta situación. Ahora que ya fue nombrada la nueva comisión fiscal, esta revisará la memoria y el balance, y presentará un informe al Consejo para convocar a otra asamblea, en la que se decidirá, con las cartas sobre la mesa, si se aprueba o no.

Incompatibilidad de funciones

El recambio de autoridades en el organismo rector del atletismo uruguayo no estaba previsto: el presidente Pablo Sanmartino ejercía su cargo desde el año pasado hasta 2018, y nada hacía presumir que fuera necesario elegir nuevos jerarcas. Sin embargo, como publicó la diaria el 1º de junio, la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (ADEOM) realizó algunas denuncias sobre la gestión de Sanmartino al frente de la Secretaría de Educación Física, Deporte y Recreación de la Intendencia de Montevideo (IM). A partir de entonces, el intendente Daniel Martínez encomendó una investigación administrativa para esclarecer los hechos, que finalizó con la decisión conocida ayer de la destitución de Sanmartino (ver página 2).

Uno de los fundamentos para las denuncias de ADEOM fue la incompatibilidad de funciones, ya que Sanmartino era el presidente de la CAU y el titular de la mencionada secretaría. “La renuncia es por motivos personales. Le plantearon en la IM que existía una incompatibilidad de estar al frente de los dos cargos. En función de eso, él optó por su trabajo y buscó no entorpecer el funcionamiento de la CAU”, dijo Marcelo Szwarcfiter a la diaria cuando se constató la renuncia del presidente. Szwarcfiter, quien por entonces era neutral de la CAU, también fue removido de su cargo en la última asamblea. Tanto él como Sanmartino fueron responsables de amenazas proferidas contra el entrenador Federico Xavier cuando este se negó a firmar una declaración financiera en blanco. El programa televisivo En la mira, que emite VTV, presentó un informe que puede encontrarse en Youtube, denominado “Unos corren, otros vuelan”. En ese programa, Xavier denunció las irregularidades de las que él y Nicolás Castañares, uno de los atletas que entrenan, fueron víctimas. Allí se expusieron, además, algunas de las “incompatibilidades” en las que se fundaron las sospechas respecto de Sanmartino, tanto en la IM como en la CAU.

La denuncia más grave y resonante que pesa sobre Sanmartino es que, a los efectos de evitar los tiempos de la burocracia municipal, la IM cedió a la CAU el cobro de las inscripciones para las carreras de calle organizadas por el organismo departamental. El cobro de dichas inscripciones se realizó mediante una cuenta privada de la CAU, estando Sanmartino al frente de las dos instituciones involucradas en la transacción. En otras palabras: Sanmartino liberó los fondos públicos a una cuenta de carácter privado, desde una federación deportiva que carecía de una comisión fiscal y cuyo balance todavía no fue aprobado.

Pero además, por si esto fuera poco, varios atletas locales e internacionales denunciaron no haber cobrado la totalidad de los premios que les correspondían por sus resultados en la última Maratón de Montevideo.

Dinero de todos

Según datos proporcionados a la diaria por la Secretaría Nacional del Deporte (SND), la CAU fue la tercera federación deportiva que recibió mayores aportes desde la SND en el período 2010-2016. Los 18.427.115 pesos otorgados a la institución solamente son superados por los montos recibidos por las federaciones de handball y vóleibol. A esto deben sumarse 1.193.000 pesos otorgados por la Fundación Deporte Uruguay. En todo este período, la CAU fue presidida por Sanmartino, y los neutrales que lo acompañaron conformaban su equipo de trabajo. Lionel de Mello, el presidente entrante, dijo a la diaria que ayer habría una reunión con las autoridades salientes para avanzar en el marco del traspaso de mando en los asuntos administrativos y contables. Además, aclaró que el Consejo, órgano ejecutivo de la institución, no se reúne desde el 25 de junio de 2015, hace más de un año. “El criterio es no entorpecer los procesos deportivos que se están llevando a cabo, la preparación de los deportistas, cuyos logros son el resultado de al menos una década de acciones que han determinado un importante proceso de acumulación de la comunidad atlética”, subrayó.


Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto