Ir al contenido

Nacional | Jueves 18 • Agosto • 2016

Los parlamentarios del Parlasur Arnildo Chinaglia, de Brasil, Jorge Taiana, de Argentina, y Daniel Caggiani, de Uruguay, ayer, durante una rueda de prensa al salir del Ministerio de Relaciones Exteriores. Foto: Juan Manuel Ramos

Aquí no ha pasado nada

Nin llamó a Serra y acordaron dar por superado el incidente bilateral.

El canciller Rodolfo Nin Novoa llamó ayer por teléfono a su par de Brasil, José Serra, para conversar sobre el reciente incidente entre ambos países. En un comunicado emitido el martes, la cancillería brasileña había expresado su “profundo descontento” por las declaraciones de Nin. El ministro dijo en la comisión de Asuntos Internacionales de Diputados que Serra pareció querer “comprar” el voto de Uruguay durante su última visita a nuestro país. Nin dijo que tanto a él como al presidente Tabaré Vázquez les “molestó” que Serra “viniera a Uruguay a decirnos que venían con la pretensión de que se suspendiera el traspaso [de la presidencia del Mercosur a Venezuela] y que, además, si se suspendía, nos iban a llevar en sus negociaciones con otros países”. En su nota, la cancillería brasileña negó que esa haya sido la intención de la conversación.

Nin llamó a Serra para aclarar la situación y le transmitió que su ministerio emitiría un comunicado, algo que hizo horas después. La cancillería uruguaya indicó que hubo “un malentendido sobre la propuesta brasileña de efectuar actividades conjuntas de promoción comercial entre ambos países en terceros mercados, y que ahora ha quedado perfectamente claro que la misma no guarda relación alguna con la consideración del traspaso de la presidencia pro témpore del Mercosur”. Por otra parte, señaló que el intercambio de temas relativos a las relaciones bilaterales durante la reunión “fue altamente positivo, desarrollándose en el marco de los estrechos vínculos de amistad y de cooperación“ de ambos países”.

Respecto al Mercosur, la cancillería uruguaya sostuvo que “la prioridad esencial es lograr evitar cualquier impasse que provoque una paralización en las actividades del bloque”, y que a estos efectos el diálogo entre las partes es “esencial”.

Según supo la diaria, las declaraciones de Nin en comisión no fueron un desliz, porque la cancillería accedió a la versión taquigráfica y la revisó antes de que fuera publicada.

Una idea

Nin Novoa recibió ayer a integrantes de la mesa directiva del Parlamento del Mercosur, constituidos en un Grupo de Alto Nivel para contribuir a solucionar la situación del bloque regional. Asistieron al encuentro el presidente del Parlasur, el ex canciller argentino Jorge Taiana; el vicepresidente de Brasil en la mesa, Arnildo Chinaglia (Partido de los Trabajadores), y el vicepresidente por Uruguay, Daniel Caggiani (Frente Amplio). El representante venezolano no asistió por cuestiones de agenda y el paraguayo por cuestiones de salud.

Según supo la diaria, la mesa directiva del Parlasur le transmitió a Nin Novoa una propuesta para descomprimir la situación, que consiste en dejar de discutir a nivel público el tema de la presidencia pro témpore y pedir a los gobiernos de los distintos países que se comprometan a no echar más leña al fuego. Al mismo tiempo, procurar garantizar que las reuniones del Mercosur se concreten, para evitar una parálisis del bloque regional, y que estas cuenten con la participación de los cinco países miembros. Para ello, proponen realizar una primera reunión de acercamiento en Argentina, como un “lugar neutral”, en la que participen todos los países. Nin les dijo que transmitiría esta propuesta a los demás cancilleres.

La mesa directiva del Parlasur tiene previsto reunirse con los cancilleres de Argentina, Susana Malcorra, de Paraguay, Eladio Loizaga, y de Venezuela, Delcy Rodríguez, pero no con José Serra, hasta tanto no termine el proceso de juicio político a la presidenta Dilma Rousseff.

“Hemos coincidido en la importancia de la integración y de evitar una crisis más profunda en el Mercosur”, sintetizó Taiana a la salida de la reunión. Dijo que coincidieron en la “vocación de respeto por la normativa del Mercosur” y en “la voluntad de buscar soluciones, de no contribuir a hacer las cosas más difíciles”. “En vez de echarle nafta al asunto, echarle aceite”, graficó Caggiani.

No tan en sintonía con esta intención, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, declaró ayer que Venezuela está “en batalla” para salvar al Mercosur de la “Triple Alianza”. Maduro calificó de “escándalo” el hecho de que “el gobierno golpista de Brasil” haya intentado “infructuosamente de manera ilegal” presionar a Uruguay. “Venezuela se declara en batalla para salvar al Mercosur de la triple alianza golpista de ultraderecha que pretende destruirlo desde adentro y le doy las gracias al presidente Tabaré Vázquez y al pueblo del Uruguay [...] por toda la fuerza moral que han demostrado”, manifestó. Las declaraciones fueron realizadas en su programa de radio y televisión En contacto con Maduro y recogidas por la agencia de noticias Efe.

Queremos saber

El líder del Partido de los Trabajadores en la Cámara de Diputados de Brasil, Alfonso Florence, solicitó ayer que Serra comparezca en ese ámbito para explicar su presunto intento de “comprar el voto de Uruguay”. El legislador sostuvo que “está claro que un ocupante del gobierno, en particular un representante de un ministerio federal, no puede, en modo alguno, utilizar subterfugios para violar las normas internacionales ratificadas por Brasil”, informó Telesur.

Etiquetas