Ir al contenido

Deporte | Viernes 26 • Agosto • 2016

Sebastián Fernández, de Nacional, y Renzo Ramírez, de Danubio, en el Torneo Clausura 2016. Foto: Federico Gutiérrez (archivo, mayo de 2016)

Se hizo esperar

Mañana arranca el Campeonato Uruguayo Especial.

Prácticamente un mes después de la fecha fijada originalmente, con muchas idas y venidas entre el Ministerio del Interior y la Asociación Uruguaya de Fútbol por el tema de la seguridad y, sobre todo, por la instalación a futuro de las cámaras de identificación facial, el fútbol nuestro de cada día vuelve mañana con la disputa de un torneo corto, distinto, pero en el que habrá mucho en juego además, claro está, de un nuevo título de campeón.

El Campeonato Uruguayo Especial será a una rueda, distinto de como venían siendo los torneos uruguayos con Apertura y Clausura; de ahí su carácter de especial. El objetivo no es otro que ajustar el calendario del fútbol al calendario anual: es decir, a partir de 2017 y tal como aconteció entre 1994 y 2004, en el primer semestre se jugará el Apertura, mientras que en el segundo se disputará el Clausura.

Tres partidos serán los que mañana abran la primera fecha del torneo. Sobresale entre ellos el duelo que jugarán Danubio y Nacional en el estadio Jardines del Hipódromo a las 15.30. Curiosamente, en la previa ambos equipos aparecen con un par de dudas en sus alineaciones, aunque por diferentes razones. En los danubianos se esperará hasta último momento por Marcelo Saracchi y Juan Manuel Olivera, que se están recuperando de sendas lesiones. Los 11 que maneja Leonardo Ramos son Danilo Lerda; José Luis Rodríguez, Matías de los Santos, Damián Malrechauffe y Lucas Olaza; Agustín Peña, Giovanni Zarfino, Gonzalo González y Saracchi o Emiliano Ghan; Bruno Barreto y Olivera o, en su defecto, Joaquín Ardaiz.

Por el lado de Nacional, Martín Lasarte probó ayer a Diego Arismendi como zaguero para sustituir a Diego Polenta, quien acarrea tres partidos de suspensión del campeonato pasado. El inconveniente es que aún no había llegado el transfer de habilitación de la FIFA para que Arismendi pueda jugar. Si no llega, su lugar en la zaga será ocupado por Rafael García. Arriba iría como centrodelantero Kevin Ramírez, aunque el director técnico albo también probó a Tabaré Viudez y Hugo Silveira para ese puesto. Pensando en los 11, los tricolores saldrían al campo de juego con Esteban Conde; Jorge Fucile, Mauricio Victorino, García o Arismendi y Alfonso Espino; Gonzalo Porras y Santiago Romero; Leandro Barcia, Brian Lozano y Sebastián Fernández; y probablemente Ramírez arriba. La principal novedad en la lista de concreciones tricolores es la del zaguero juvenil Agustín Lapido.

El domingo jugarán los campeones de la temporada pasada: Peñarol, ganador del Apertura y del Uruguayo, y Plaza Colonia, histórico vencedor del Clausura. Los colonienses debutarán en su estadio a las 15.30 frente a Racing, mientras que Peñarol jugará en el Campeón del Siglo con Liverpool a las 19.00, en el cierre de la etapa de fin de semana, pero que no será el de la primera fecha porque Wanderers y River Plate jugarán su partido el miércoles a las 20.15 en el Centenario, debido a la participación de los bohemios en la Copa Sudamericana.

A propósito de los carboneros, Jorge da Silva parece tener el equipo confirmado para enfrentar a los negriazules, si bien no lo anunció públicamente. Gastón Guruceaga irá al arco; Andrés Rodales, Maximiliano Perg, el brasileño Bressan y Maximiliano Olivera jugarán en el fondo; el argentino Tomás Costa y Ángel Rodríguez serán la contención del medio, mientras que Luis Urruti y Hernán Novick irán más adelantados y la dupla ofensiva estará conformada por Junior Arias -que tendrá enfrente a sus ex compañeros- y el paraguayo Gabriel Ávalos. No tomarán parte de la partida el colombiano Miguel Murillo y Alex Silva, ambos lesionados, tampoco Nicolás Dibble y Nahitan Nández, los dos con una fecha de suspensión por cumplir tras la definición del campeonato pasado.

En Liverpool también debutará un goleador del equipo contrario: el artiguense Carlos Bueno, quien luego de ocho años en el exterior pegó la vuelta al fútbol uruguayo. Las dudas del entrenador de los de la cuchilla, Mario Saralegui -que no estará al costado de la cancha porque está suspendido y en su lugar entrará Ruben Paz, pasan por definir quién será el compañero de ataque de Bueno; Nicolás Royón o Jonathan Ratón Candia pueden ocupar ese lugar. La buena nueva para Liverpool es que se recuperó Guillermo de Amores y seguramente esté defendiendo el arco negriazul en el reducto aurinegro.

Etiquetas