Ir al contenido

Nacional | Jueves 22 • Septiembre • 2016

Son años

El Partido Comunista del Uruguay (PCU) celebró ayer su 96º aniversario con una marcha por la avenida 18 de Julio desde la Intendencia de Montevideo (IM) hasta la plaza Independencia, donde se colocaron dos ofrendas florales a los pies del monumento a José Artigas. La actividad formaba parte de la denominada Semana Roja, que comenzó el sábado 17 y culmina el sábado 24 con un acto central en la plaza Mártires de Chicago, y cuyo eje es la invitación del PCU a los militantes sociales a ingresar a la organización para construir “la sociedad del pan y de las rosas”.

Las columnas de la avenida 18 de Julio están adornadas con columneras rojas con un logo amarillo. Aunque se trata de propaganda de la firma McDonald’s, ayer acompañaron con su colorido un paisaje poblado de banderas rojas con el símbolo de la hoz y el martillo en amarillo. La marcha, que partió sobre las 17.00 de la explanada de la IM, estuvo encabezada por una gran pancarta que decía “96 años del PCU - 21 de setiembre de 1920”, cargada, entre otros, por el ex subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura Óscar Gómez. Más atrás, junto con las banderas, había fotos de detenidos desaparecidos, gigantografías con fotos (Karl Marx, Vladimir Ilich Ulianov [Lenin], Ho Chi Minh, Julia Arévalo [la primera legisladora del PCU] y Liber Seregni), globos rojos y un altoparlante en el que sonaba una y otra vez La Internacional. Luego de que la multitud llegó a la plaza Independencia, se entonó el Himno Nacional y, posteriormente, el secretario general del partido, Eduardo Lorier, y el dirigente Daniel Marsiglia colocaron dos ofrendas florales, una con la forma de la bandera uruguaya y otra con la del PCU. Después se sucedieron interminables saludos, abrazos, apretones de manos y besos entre todos los presentes, que se decían unos a otros: “¡Feliz cumpleaños, camarada!”.

Lorier dijo a la diaria que “es un día muy especial [por ayer]. Es el día en que venimos con todos nuestros recuerdos, con todos nuestros mártires, los traemos con nosotros. Ellos son la construcción de este partido. Desde aquí nos proyectamos hacia el futuro, porque estamos llenos de jóvenes, llenos de vida”. “Este partido nace por la clase obrera, por lo que ella significa en la sociedad, por la capacidad que tiene para motorizar esa esperanza que es salvar a esta civilización, que está en riesgo, y se salva por izquierda o no se salva”, agregó. El dirigente comunista afirmó que “este partido, en esa tarea de la unidad por izquierda, en esa tarea de unir lo político y lo sindical siempre va a estar, asegurando su presencia y la de tantos más, para esa sociedad tan linda que vamos a concretar: la sociedad del pan y de las rosas”.

Consultado sobre si el PCU se había sentido aludido por las declaraciones del presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Ricardo Reilly, en el cierre de la Expo Prado, cuando afirmó que “el país no puede correr el riesgo de ser gobernado por grupos que no representan la visión de la mayoría del sistema político, de la mayoría de los representantes elegidos por el pueblo, y por lo tanto de los intereses de la mayoría de la población”, Lorier dijo que no. “No creo que Reilly se haya referido a nosotros, porque somos la segunda fuerza del Frente Amplio, según los resultados de las elecciones internas”. Anunció la inminente publicación de un trabajo que habla “de la actividad agropecuaria como motor”. “Propone caminos para ensanchar y potenciar la estructura económica nacional, y en ese plano consideramos que una de las claves es un gran complejo agroalimentario industrial nacional. Es un documento de estudio y propuesta, en el sentido doble de que hace un análisis de todo lo que es el campo uruguayo, de la realidad agropecuaria, de la renta diferencial, de la presencia de los frigoríficos extranjeros en Uruguay y de las capas más empobrecidas de los sectores ganaderos, que son los que crían la mayor riqueza que tiene el país, que es la vaca de cría. Sostenemos que se puede llegar a producir anualmente más de 300.000 terneros más que los que se están produciendo. En el estudio, además, ponemos todas las opiniones en contra de esta salida, incluyendo la de Reilly. Y las rebatimos”, concluyó.