El presidente José Mujica, ayer, cuando concurrió al autódromo de El Pinar.

Motorizado

Lectura veloz.

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
"Otros presidentes van al hipódromo; yo estoy acá", se escuchó por los altoparlantes. No era la voz de Mujica, sino la de un locutor que lo parafraseaba. Yo quería ver para creer y al rato sucedió: el presidente de la República dio un par de vueltas en su Volkswagen celeste al frente de un grupito de escarabajos históricos. Me pareció que había entrado a la película ¿Quién engañó a Roger Rabbit...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

"Otros presidentes van al hipódromo; yo estoy acá", se escuchó por los altoparlantes. No era la voz de Mujica, sino la de un locutor que lo parafraseaba. Yo quería ver para creer y al rato sucedió: el presidente de la República dio un par de vueltas en su Volkswagen celeste al frente de un grupito de escarabajos históricos. Me pareció que había entrado a la película ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, aquella que mezclaba a actores reales y dibujos animados. Pero era verdad: el brazo enfundado en gamuza marrón que nos saludaba a través de la ventanilla era el de El Pepe. Como tuerca, cuando pasó adelante nuestro me emocioné y le pedí a mi hijo "¡Aplaudí, es el presidente!". Quedamos un poco en orsai, el peque y yo: la tribuna no era precisamente oficialista. Como declaró luego un directivo de la Asociación Uruguaya de Volantes, Mujica fue el primer presidente en funciones que se acercó a una carrera de este tipo. Lo habría hecho en atención al empleo que genera el automovilismo deportivo -que también tiene mucho de hobbie- y a su importancia para el turismo. Los organizadores, felices. El enano y yo, también. Fue un domingo de sol, un domingo peronista, como dicen los argentinos. Y además, era del Día de la Madre.

Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
"Otros presidentes van al hipódromo; yo estoy acá", se escuchó por los altoparlantes. No era la voz de Mujica, sino la de un locutor que lo parafraseaba. Yo quería ver para creer y al rato sucedió: el presidente de la República dio un par de vueltas en su Volkswagen celeste al frente de un grupito de escarabajos históricos. Me pareció que había entrado a la película ¿Quién engañó a Roger Rabbit...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir