Nicolás Borges, Belén Barreto, Axel Cuendes y Alicia Ferrando. Foto: s/d de autor

Estudiantes de Tala que diseñaron un robot que combate la leptospirosis participan en competencia en Texas

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
La noticia de que un grupo de liceales de Tala está en Houston, Texas, para participar en un concurso de robótica se expandió en Twitter en los últimos días. Axel Cuendes, Belén Barreto y Nicolás Borges, junto a la profesora Alicia Ferrando, participaron en el First Lego League World Festival, un evento mundial que desde el miércoles hasta hoy reunió a más de 100 grupos de jóvenes de entre diez...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

La noticia de que un grupo de liceales de Tala está en Houston, Texas, para participar en un concurso de robótica se expandió en Twitter en los últimos días. Axel Cuendes, Belén Barreto y Nicolás Borges, junto a la profesora Alicia Ferrando, participaron en el First Lego League World Festival, un evento mundial que desde el miércoles hasta hoy reunió a más de 100 grupos de jóvenes de entre diez y 16 años de más de 80 países. El tema que se eligió para este año: los animales y sus aliados.

En diálogo con la diaria, desde Houston, Ferrando contó que el proyecto de los estudiantes comenzó a gestarse el año pasado, en el taller de programación y robótica que ella brinda en el liceo José Alonso Trelles de la ciudad de Tala, Canelones. Es un espacio que se ofrece a contraturno para los estudiantes y no es obligatorio, o sea que participan quienes realmente tienen interés en el tema. De todas formas, Ferrando aseguró que la robótica muchas veces opera como una excusa para entrar en contacto con otros asuntos; en este caso, la vida cotidiana de la ciudad.

Los estudiantes trabajaron con la leptospira, la bacteria que genera la leptospirosis, a partir de constatar que en la ciudad se dieron varios casos de esta enfermedad, principalmente debido a que el sistema de drenaje es mediante cunetas, donde se ha detectado la bacteria. Además, la presencia de roedores, transportadores de la leptospira, genera que cuando estos entren en una casa puedan contagiar a las mascotas, lo que también las convierte en transmisoras del virus. A partir de una investigación para eliminar la leptospira, los estudiantes descubrieron que la bacteria vive sólo en suelos húmedos con un pH neutro. Por lo tanto, al modificar el pH del lugar, lograron matar a la bacteria; además, mientras trabajaban con el profesor de química, encontraron que el hidróxido de calcio modifica el pH cuando entra en contacto con agua. Y a diferencia del veneno que habitualmente se usa para matar a los roedores, si se usa con moderación, el hidróxido de calcio no es dañino para animales ni para personas, sumado a que combate directamente la bacteria. Como solución al problema, diseñaron un robot hecho con piezas de Lego, que es capaz de aplicar dicha sustancia en las cunetas. El grupo de estudiantes obtuvo el primer premio en las Olimpíadas de Programación y Robótica que organiza el Plan Ceibal, una competencia con “el objetivo de difundir, compartir y destacar los mejores trabajos en Robótica y Programación, fomentar el trabajo en equipo e integrar diversas asignaturas”, según explica su reglamento.

El año pasado se reunieron más de 1.200 jóvenes de todo el país para competir en la olimpíadas, organizados en 230 equipos de los que quedaron 180 que participaron en todas las categorías: primaria (cuarto, quinto y sexto año), ciclo básico y segundo ciclo (en liceos y UTU). El proyecto de Tala obtuvo el primer premio en la competencia, seguido por iniciativas de estudiantes del liceo de San Luis y del liceo 6 de Rivera, en segundo y tercer lugar, respectivamente.

Más atrás

Ferrando recordó que los liceales, actualmente en quinto y sexto año de liceo, comenzaron a asistir a los talleres de robótica cuando estaban en primer año. En aquel momento se les proponían tareas de programación muy sencillas, pero luego los ejercicios se fueron complejizando, hasta que, por ejemplo, lograron ser capaces de programar en lenguaje Java y de diseñar robots. La docente señaló que a los estudiantes les gusta especialmente acudir a competencias porque “es donde más se aprende”; primero, diseñando su propio proyecto, pero también observando las soluciones que comparten otros equipos de pares. “Trabajando en forma individual es imposible”, reflexionó.

Sobre la modalidad de trabajo, señaló que se trabaja de forma diferente a la clase tradicional, con base en proyectos; a esto se suma que los alumnos no obtienen calificación, por lo que la evaluación consiste en los comentarios que haga la profesora. Muchas veces, el involucramiento de los estudiantes en sus proyectos lleva a que destinen varias horas semanales a ellos. Para el proyecto que compite en Estados Unidos trabajaron durante diciembre y febrero; las jornadas se extendían desde las 7.30 hasta las 18.30, y a veces hasta más tarde.

El programa de robótica internacional en el que participan en Houston nació de la unión de las empresas First y Lego Group, y desde 1998 busca motivar a los jóvenes a seguir carreras relacionadas con la ciencia, la matemática y la tecnología. El objetivo es que los estudiantes aprendan a programar robots aplicando la tecnología Lego Mindstorms, y que los usen para solucionar un problema que afecte a la sociedad.

Además de recorrer las instalaciones de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y la Universidad de Ingeniería de la ciudad, los estudiantes uruguayos visitaron el Convention Center. Allí tuvieron reuniones informativas y prepararon un stand para presentar el proyecto en la competencia, además de responder consultas del público que los visita, todo en inglés, por lo que tuvieron que aprender el idioma en forma intensiva. En una primera instancia fueron evaluados por jueces ante quienes defendieron su proyecto, y a continuación otro jurado evaluó “los valores” del grupo, a partir de los que los organizadores de la actividad proponen desarrollar en las competencias: “Inclusión, descubrimiento, coopertición ['competir colaborando'], respeto, y trabajo en equipo”. En una tercera instancia de evaluación debieron presentar el robot que diseñaron para la competencia y defenderlo desde el punto de vista de la mecánica y la programación. En concreto, debieron explicar cómo se construyó y plantear sus fortalezas y debilidades. El jueves se desarrolló la competencia robótica: se encontraron con diversos campos de juego en los que el robot debió llevar a cabo diferentes actividades. Como cada misión lleva un puntaje, previamente los estudiantes debieron plantear una estrategia para determinar qué actividades fue capaz de hacer el robot en un tiempo acotado, debido a que el desafío está pensado de forma que no dé el tiempo para todas las misiones. Hoy el equipo se enterará de los resultados y presenciará el final de la competencia de categorías con estudiantes más avanzados, a las que podrán aspirar en los próximos años.

Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
La noticia de que un grupo de liceales de Tala está en Houston, Texas, para participar en un concurso de robótica se expandió en Twitter en los últimos días. Axel Cuendes, Belén Barreto y Nicolás Borges, junto a la profesora Alicia Ferrando, participaron en el First Lego League World Festival, un evento mundial que desde el miércoles hasta hoy reunió a más de 100 grupos de jóvenes de entre diez...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir