El precandidato nacionalista Luis Lacalle Pou aseguró que en caso de acceder al gobierno, no derogará las llamadas leyes de la “agenda de derechos”: la que legalizó la marihuana, el aborto, el matrimonio igualitario y la ley integral para personas trans.

En una entrevista con la agencia Efe, el precandidato negó que vaya a dejar sin efecto estas normas, aunque recordó que se opuso al aborto en todas las instancias que pudo: “yo estoy en contra del aborto, voté en contra todas las veces y creo que hay que trabajar para que no se produzcan más abortos", admitió.

Respecto al matrimonio igualitario, recordó que había presentado un proyecto de ley junto a otros diputados de unión civil de personas de igual sexo.

También habló de cómo ahorrar 900 millones de dólares de las cuentas públicas, lo que viene denominando como “shock de austeridad”. "El tema está en algunas vacantes, el gerenciamiento de la obra pública, servicios no personales, digitalizar mejor la administración, juicios mal defendidos, servicios que están reiterados".

Por otra parte, aseguró que su futuro gobierno no tendrá un “complejo refundacional” y mantendrá lo que se ha hecho bien.

"Gran parte de la gente que va a cambiar el gobierno viene con una profunda dosis de frustración y con la confianza dañada; hay que cuidársela, hay que reconstruirla", finalizó.