Los cinco ejes son "empleo y formación de los jóvenes", "políticas para enfrentar la insuficiencia actual de oferta laboral", "la adecuación entre las estructuras de calificación de la oferta y demanda laboral", "políticas de empleo para las diferentes fases del ciclo económico", y "empleo y políticas a nivel micro y mesoeconómico".

El primero se trató durante mayo, el segundo culminó recientemente y el tercero aún no comienza. El asesor legal de la Cámara de Industrias, Gonzalo Irrazábal, dijo a la diaria que "cualquier diálogo es positivo", pero advirtió que éste debe ser "efectivo y real". "Si no recoge algún aporte de una de las partes, deja de ser un diálogo, porque se termina utilizando para confirmar posiciones que se tenían con anterioridad", valoró. Evaluó que el proceso ha mejorado con el avance de las negociaciones, pero lamentó la inclusión de elementos "preconcebidos por el Poder Ejecutivo", que muchas veces poco tienen que ver con el eje de debate. Graficó que en torno al segundo eje se pensó en modificaciones legislativas para "la indemnización por despido especial en el caso de madres que tuvieron partos múltiples -mellizos, trillizos-". "¿Eso mejora la oferta laboral? ¿Tiene alguna política para la insuficiencia de mano de obra? Absolutamente no", cuestionó. En esa línea, fustigó que "nadie evalúa costos, ni impactos; las propuestas no tienen el menor rigor científico, y lo único que tienen son soluciones para problemas puntuales, que son legítimas, pero no son políticas de Estado". En cambio, un "diálogo real y efectivo" debe contar "con datos, base científica". "No voy a descalificar a los interlocutores, pero algunas posiciones no tenían el más mínimo rigor científico", reiteró.

Igualmente, no todas fueron pálidas. "El hecho de ser invitados y de dar a conocer nuestra visión y opinión es muy relevante", admitió, añadiendo en materia de 'educación, capacitación y formación': "Estamos al 100% y coincidimos plenamente". Irrazábal también resaltó que este diálogo es "sumamente cordial" pese a las diversas posturas sobre "algunos puntos áridos".

¿Me estás escuchando?

Desde el sindicalismo, Ricardo Moreira, representante del PIT-CNT en el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), expresó a la diaria que los temas tratados en el Diálogo "son demasiado profundos para tener un acuerdo cerrado de forma tripartita en un mes", aunque posiblemente "queden instaladas comisiones para seguir la discusión para llevar a la práctica esos acuerdos generales". "Hay que seguir profundizando, seguir trabajando", comentó. Moreira coincidió con Irrazábal en que "está bastante definida una política que baja desde el Poder Ejecutivo y que rige la instancia", recordando que una de las primeras consultas realizadas por los sindicatos tras la convocatoria de la instancia fue "si era un diálogo o una consulta". Lamentó que la participación empresarial "ha sido bastante escasa", e interpretó que "las cámaras deberían participar en mayor número y con mayor cantidad de propuestas". "No han priorizado este ámbito para una participación, lo que hace que pesen más las propuestas del Poder Ejecutivo, y particularmente las que cuentan con el visto bueno del sector sindical", explicó. Y negó que las propuestas presentadas carezcan de análisis técnico. "En un diálogo entre los tres actores siempre hay una cuestión ideológica y conceptual que marca posiciones muy claramente", aseguró, ponderando que todo ello se ha dado "en un clima muy distendido, muy cordial, siempre manteniendo el respeto".

No te vi por acá

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, valoró en conversación con la diaria que las primeras instancias ya implican una "experiencia muy exitosa", resaltando particularmente "la amplia participación de la sociedad uruguaya", como el ámbito académico. "Se ha trabajado sobre ejes que han sido de mucho interés para todos".

Negó enfáticamente que haya lineamientos preconcebidos por el Poder Ejecutivo y pasó factura a las gremiales empresariales afirmando que "costó mucho trabajo lograr la participación de las grandes cámaras". Brenta fue más allá al recordar que el inicio del segundo eje de discusión fue postergado "justamente para que [las cámaras] lograran el apoyo técnico necesario para poder avanzar". "Nadie le impidió a nadie aportar nada".

En cuanto al reclamo referido a los plazos del diálogo, aclaró: "Si alguien necesita más tiempo es cuestión simplemente de pedirlo", ya que así como se postergó el segundo eje, se puede fijar más tiempo para el debate. Pensando a futuro, comentó que el gobierno apuesta a que "cada eje deje lineamientos de gestión", porque "si las políticas logran ser acordadas, tienen mucho más respaldo". "Queremos que el Diálogo tenga consecuencias concretas y prácticas, incluso legislativas si es necesario, para lograr los objetivos", concluyó el ministro.