La oferta de actividades para niños en vacaciones de julio es vasta y, afortunadamente, cada vez más diversa. A las tradicionales obras de teatro y espectáculos musicales se suman exposiciones de ciencia y talleres de todo tipo: desde costura y creación de títeres hasta prehistoria y cerámica. Además, la gama de propuestas excede el centro y se ofrecen actividades en la Terminal Goes y en el teatro Florencio Sánchez del Cerro. Como la cantidad y heterogeneidad de las propuestas vuelve abrumadora la elección, seleccionamos algunos espectáculos que se destacan aunque, obviamente, no agotan las posibilidades.

Música para atacar el frío

La sala Zitarrosa recibe este año a Cantacuentos, que presenta su espectáculo "Con bufanda, guantes y sombrero", cuyo eje temático es, como se puede adivinar, el invierno. El grupo liderado por Nancy Guguich, que aporta su enorme experiencia con los más pequeños tanto en las artes escénicas -integró el legendario "Canciones Para No Dormir La Siesta"- como en la docencia, propone “entrar en calor cantando, contando, bailando”. En sus 14 años de trayectoria, Cantacuentos ha editado cinco discos -se destaca "La vuelta manzana"- y ha recorrido el país y las escuelas de Montevideo con su propuesta de canciones, cuentos y juegos, basados en una banda integrada por Gonzalo Brown, Urbano Moraes, Paolo Buscaglia, Macarena González y Herman Klang, y con Martín Buscaglia y Gustavo Montemurro como colaboradores y visitantes frecuentes.

Un clásico: Solís x 3

A los tres espectáculos que se presentarán en el principal escenario montevideano se suman visitas guiadas, lecturas a cargo de Niré Collazo, la exposición "Donde viven los duendes" y una pequeña feria del libro a cargo de la editorial Santillana.

La magia del teatro negro está de regreso en la sala mayor con "Kohi", dirigida por Martín López Romanelli (ex Bosquimanos Koryak) junto a la novel compañía Pampinak. A partir de una historia simple, la de Kone Matrak, un coleccionista de fragmentos de espectáculos, se ponen en escena 16 muñecos de diferentes tamaños y formas, carteles que se pliegan como origami, muñecos que crecen mientras caminan, bailarinas que vuelan, un jardín que desprende aromas… Se trata, como en los anteriores espectáculos del director, de una obra que desafía los sentidos y la imaginación, con lo lúdico y lo poético como herramientas para generar la risa, el asombro y la emoción.

En la Zavala Muniz estará "Ruperto Rocanrol y el fantasma burlón", un nuevo espectáculo musical de la banda liderada por Roy Berocay, que ahora se anima a ir más allá del recital para incluir otros elementos como acrobacia en telas, cuentos y una entrevista en vivo al Sapo Ruperto. Además de las canciones que transitan temáticas de interés para los niños, con humor y sensibilidad, Berocay establece un diálogo cómplice con su público.

Por último, en la sala de conferencias y eventos repite la compañía L’Arcaza con la adaptación de un cuento de Susana Olaondo. Esta vez se trata de "Por un color" y se espera el muy buen desempeño de la compañía, que consigue un espectáculo sencillo y disfrutable, basado en pocos elementos bien aprovechados e ideal para niños en edad preescolar.

Divercine 
se mudó a la biblioteca

El festival de cine para niños va por su 21ª edición, esta vez con sede en la sala Vaz Ferreira de la Biblioteca Nacional, del lunes 16 al sábado 21; llega también al interior, por intermedio de los Centros MEC. Manteniendo la propuesta habitual de acercar a los pequeños audiovisuales que no llegan a las carteleras comerciales, apuntando a la diversidad de propuestas estéticas y de contenido, este año presenta 81 piezas de 24 países, entre las que los organizadores destacan los cortos españoles "Juan sin miedo" y "El pequeño equipo", el ruso "Ambicioso" y la animación húngara "Todos los gatos". Entre los largometrajes mencionan la gallega "La tropa de trapo", la alemana "John de hierro" y la comedia finlandesa "Ricky Rapero y el ladrón de bicicletas".

Títeres, musicales 
y autores nacionales

No es fácil elegir una obra para destacar en una cartelera teatral tan extensa. En líneas generales, hay una recurrencia a los clásicos infantiles en versiones musicales y se mantiene la tendencia, más reciente, a adaptar textos de autores nacionales: Berocay, Magdalena Helguera, Helen Velando, Ignacio Martínez, entre otros.

En el Circular optaron por los títeres. La compañía comandada por Ovidio Fernández presentará "El traje invisible", basada en el cuento de Christian Andersen. Un rey vanidoso, una princesa enamorada, dos pillos y una trampa, un pueblo que dice ver y no ve, un rey que está desnudo y no lo sabe; he aquí las líneas de un espectáculo que apunta tanto al humor como a la emoción y la reflexión.

A rockear

Este año cruza el charco el grupo de música para niños Papando Moscas, de gran éxito en Argentina, donde comenzó su carrera en 1998. Presentará "La hora de la pavada", del domingo 8 al jueves 12 en La Trastienda, que también debuta como reducto para el público infantil. La propuesta apunta a la diversión y el desenfado, con temas que van de las vacunas al derecho a divertirse y al consumismo, a ritmo de rock, ska, rap, música disco, etcétera.