El equipo económico prepara un proyecto de ley que espera presentar en el Parlamento la semana que viene, con el objetivo de combatir las presiones inflacionarias. Las medidas que se está considerando implementar en el corto plazo para reducir los niveles de precios “requieren rango de ley”, explicó ayer el ministro de Economía y Finanzas, Mario Bergara, tras un encuentro que mantuvo con el PIT-CNT en la sede de la central sindical.

Además del descuento del IVA a las tarifas de UTE y Antel, el Poder Ejecutivo maneja la posibilidad de solicitar facultades al Parlamento para "reducir el IVA en algunos rubros, en particular, el asociado a frutas y verduras, tanto para la importación como para el consumo", ya que éste "ha sido claramente uno de los componentes principales que explican el 'salto' inflacionario de los últimos meses", señaló Bergara. Por otro lado, adelantó que "seguramente también propongamos incrementar el subsidio a la cuota mutual", ya que está previsto un aumento de ésta a mitad de año. Este "paquete" implicaría, en principio, una renuncia fiscal del orden de los 100 millones de dólares.

El planteo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) tiene varios puntos de coincidencia con las propuestas del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT para combatir la inflación. Uno de los coordinadores de la central sindical, Fernando Pereira, dijo a la diaria que la evaluación fue "muy positiva" y "en un tono muy cordial". El planteo que hizo el PIT-CNT fue, según Bergara, "extremadamente maduro" en el terreno del diagnóstico.

El Instituto Cuesta Duarte consideró que la inflación es un fenómeno que puede analizarse desde distintos planos: por un lado, como "un problema para la economía en su conjunto, en tanto afecta la capacidad de predicción de los agentes económicos (inversores, trabajadores, el gobierno)"; por otro, "como un elemento de la disputa que llevan adelante los distintos grupos y clases sociales por apropiarse de una parte mayor del crecimiento y del excedente económico".

La madurez de la central sindical, según Bergara, se evidencia en el hecho de que puso sobre la mesa "propuestas concretas". "A veces desde otros ámbitos se plantea más 'al boleo' que para combatir la inflación hay que bajar los salarios y el gasto público, y no vemos propuestas concretas en este aspecto, [vemos] más bien posicionamientos de otra índole que no ayudan a construir medidas que tengan impacto", sostuvo el ministro.

La oposición sigue insistiendo con la posibilidad de reducir la inflación mediante la contracción del gasto público y, al respecto, Bergara reiteró que la opción "no está en el menú". "En el contexto de crecimiento balanceado y de aumento de los ingresos de los hogares por todos los frentes de la economía uruguaya actual, no vemos que una afectación del gasto público razonable pueda tener un impacto sobre la inflación. No es por ahí que vamos a tener una afectación de la inflación en general, y mucho menos en el cortísimo plazo, que es lo que necesitamos hoy", fundamentó.

Lógicas y coincidencias

En la reunión el PIT-CNT presentó al MEF un documento en el que, teniendo en cuenta los distintos planos de aproximación, sugerían medidas para llevar adelante en el muy corto plazo, y otras de carácter más estructural.

Entre las primeras, que responden al objetivo de evitar que la inflación supere la barrera de los dos dígitos, propusieron acuerdos de precios "con grandes superficies", rebaja de tarifas públicas aunque "no generales, sino para sectores específicos"; y la exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los productos de la canasta básica de consumo. Todos estos aspectos están contemplados -aunque algunos de manera parcial- en el proyecto de ley que el MEF presentará en los próximos días al Parlamento.

En cuanto a los acuerdos de precios, Bergara admitió que "fue una iniciativa del PIT-CNT que nosotros tomamos". Además, precisó que no serían "acuerdos firmados", sino que consistirían más bien en "sentarse alrededor de una mesa a llamar a la disposición de los empresarios para que los precios de algunos rubros básicos se reduzcan, o, mejor dicho, se estabilicen". Respecto de los descuentos en las tarifas públicas, dijo que se está manejando, sobre todo, hacerlos en las facturas de UTE y Antel, aunque no descartó involucrar en el futuro a ANCAP. "Probablemente se 'ataque' a los cargos fijos", dijo, ya que se está tratando de hacer foco en lo que "pueda tener más impacto en los sectores de menores consumos y menores ingresos", "sin alterar la estructura tarifaria y de incentivos que cada una de las empresas tiene". Por otra parte, adelantó que "no se le va a poner plazo" al descuento, y consultado respecto de la posibilidad de que queden como "fijos", dijo que eso "lo dirá la vida".

A mediano plazo, el PIT-CNT consideró diversas posibilidades, entre otras, "fomentar la difusión obligatoria de precios entre los establecimientos comerciales", a lo que Bergara recordó que "existe en el MEF un área de Defensa de Derechos del Consumidor, que [...] releva cientos de productos en cientos de establecimientos en todo el país y se cuelgan mensualmente en la web". Dijo estar "en línea con la necesidad de que haya una especie de control ciudadano", aspecto en el que, justamente, la web ayudará.

"Cuando se dan circunstancias de esta naturaleza -que la inflación 'salta' por factores coyunturales-, siempre se abren márgenes para que la gente actúe de manera especulativa", señaló el ministro. Sin embargo, dijo no estar interesado en realizar "especulaciones sobre especulaciones". "Lo importante es centrarnos en el hecho de que estamos en una situación en la que todos tenemos que contribuir a que la inflación vuelva a cauces más razonables. Esto implica que tanto las autoridades como los trabajadores y el sector privado contribuyan con su cuota parte para volver a una mayor estabilización de los precios en la economía", resaltó.

Concluyó que la inflación "va a ser un tema de todo el año", aunque "no a niveles tan cercanos al 10%", y recordó que éste no deja de ser "un umbral arbitrario".