Pocas historias hay de un ida y vuelta cultural entre Oriente y Occidente similar al de Los siete magníficos y Los siete samuráis, y parece que el círculo seguirá girando, ya que el director Anton Fuqua se encuentra preproduciendo una nueva versión de esta historia, a la que el cine vuelve una y otra vez en distintos formatos. El origen, eso sí está claro, fue la película de Akira Kurosawa Los siete samuráis (1954), clásico de los clásicos del cine japonés que narraba la historia de siete mercenarios que defendían un pueblo contra el ataque de un grupo de bandidos. Kurosawa se había inspirado en los westerns estadounidenses, intentando contar una historia similar pero con elementos de la historia de su país. Evidentemente ese espíritu se conservó, porque en 1960 el director John Sturges dirigió una versión de Los siete samuráis llamada Los siete magníficos que justamente era un western que sustituía a los samuráis originales por cowboys.

No se quedó allí la cosa, y en 1980 Roger Corman filmó una historia al estilo de La guerra de las galaxias llamada Batalla más allá de las estrellas, que era el mismo relato de los siete mercenarios, esta vez en el espacio exterior. Faltaba la versión de sandalias y espadas, y en 1983 se produjo una llamada, con poca sutileza, Los siete magníficos gladiadore_s. Y aunque tiene algunas diferencias con la historia original, la aclamada película animada _Bichos de Pixar (John Lasseter, 1998), era básicamente una versión con insectos animados. 9 asesinos, de Takashi Miike, era prácticamente una actualización del film de Kurosawa.

Ahora, al parecer agotadas las variables de escenario (faltó una porno, pero seguramente existe), Hollywood decidió volver a las fuentes y hacer directamente una remake de la versión de Sturges (el western). Así que una nueva Los siete magníficos se encuentra en etapa de preproducción, y ya se han confirmado -además del director- los nombres de dos de los magníficos que estarán en la película: Ethan Hawke y Denzel Washington.