La Cancillería canceló la reunión de representantes de los partidos políticos para definir una posición única del país respecto del traspaso de la presidencia pro témpore del Mercosur a Venezuela.

"El sentido de esta reunión era darnos información acerca de cómo avanzan las negociaciones sobre el traspaso de mando, pero en vista de que no hay novedades se ha suspendido", dijo el senador del Partido Independiente Pablo Mieres a la agencia EFE.

El presidente Tabaré Vázquez le había solicitado al canciller Rodolfo Nin Novoa que hiciera esfuerzos en este sentido, aunque las posiciones están distantes: el Partido Independiente y dirigentes del Partido Nacional y del Partido Colorado entienden que corresponde aplicarle la cláusula democrática a Venezuela y suspender a ese país, mientras que la cancillería considera que no hay “ruptura del orden democrático” en los términos establecidos por el Protocolo de Ushuaia, y está resuelta a concretar el traspaso de la presidencia el sábado 30 de julio, fecha en que se realizará la próxima reunión del Consejo Mercado Común del bloque.