Después del saludo de sus 29 compañeros y con un coro de fuertes aplausos que venían desde las gradas, Michelle Suárez, la primera mujer trans en asumir como senadora del Parlamento uruguayo, tomó la palabra.

Dijo sentirse "muy honrada de poder formar parte del órgano más representativo de la democracia uruguaya", agradeció las oportunidades que tuvo para llegar hasta este momento y veló por "las compañeras a quienes se les hacen imposible, porque no tienen el ejercicio de la libertad para poder optar en su realización personal".

Suárez fue además la primera mujer trans en obtener un título universitario en Uruguay –se recibió de abogada en 2009– y desde la militancia en el colectivo Ovejas Negras fue coautora e impulsó el proyecto de ley de matrimonio igualitario.