El Parlamento de Cataluña emitió una declaración unilateral de independencia con 70 votos a favor, diez en contra y dos abstenciones. Siguiendo los pasos que estaban previstos ante una victoria del Sí en el referéndum del 1º de octubre, se declara la independencia y se dispone el inicio de un proceso constituyente que finalizará con la "redacción y aprobación de la república".

Enseguida, el presidente español, Mariano Rajoy, reaccionó mediante una publicación en su cuenta de Twitter: "Pido tranquilidad a todos los españoles. El Estado de Derecho restaurará la legalidad en Cataluña", afirmó, en un tuit escrito personalmente por él.

En paralelo, en el Senado español se aprobaron las medidas dispuestas por Rajoy para intervenir el gobierno catalán. La iniciativa contó con 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención.

Además, el gobierno español anunció que recurrirá ante el Tribunal Constitucional la declaración de independencia aprobada en el Parlamento catalán, y la Fiscalía anunció que presentará una querella por rebelió contra los artífices de la declaración de independencia.

Por su parte, miles de personas salieron a las calles de Barcelona a celebrar la declaración de la independencia.