El Ministerio Público Federal de Pernambuco pidió que sea separado cautelarmente de su cargo el ministro de Salud, Ricardo Barros, por un caso de influencia indebida. De acuerdo con una investigación del organismo, el ministro estaría aprovechando su cargo para beneficiar a su estado natal, Paraná.

Durante la última campaña electoral, en la cual se presentaba como candidato a diputado por el conservador Partido Progresista, Barros se comprometió a beneficiar a su estado natal, Paraná. En particular, manifestó su interés de trasladar a ese estado a empresas vinculadas con lo que se conoce como el "mercado de sangre" en Brasil, como la Empresa Brasileña de Hemoderivados y Biotecnología, que es pública. Ahora, de acuerdo con la Fiscalía, Barros está aprovechando su cargo para ordenar ese traslado, pese a que la empresa cuenta con autonomía para decidir su sede.

Actualmente la Empresa Brasileña de Hemoderivados y Biotecnología está en Pernambuco y es la sede del Ministerio Público en ese estado la que investigó la actuación de Barros. En el marco de esa investigación también surgieron indicios de que Barros actuó para beneficiar a algunas empresas privadas. El pedido de separación del cargo es temporal, mientras se continúa con la investigación, y tiene como objetivo evitar que se siga cometiendo un supuesto delito por el cual Barros todavía no está acusado.