En Chile, el militar retirado Carlos Alberto Rey Cortés se suicidó esta mañana cuando la policía acudió a su domicilio para trasladarlo a prisión.

Rey Cortés integró la Fuerza Aérea durante la dictadura de Augusto Pinochet y la Justicia lo declaró culpable del homicidio de Arturo Díaz Jiménez, quien fue asesinado el 1º de enero de 1974 mientras estaba parado en la puerta de su casa después del inicio del toque de queda.

Cuando la policía llegó a su domicilio para trasladarlo a la cárcel, Rey Cortés le pidió bañarse antes de irse de su casa. Una vez en el baño, se disparó en la cabeza.

Ya son varios los casos de militares chilenos que se suicidan después de ser condenados y antes de ser enviados al penal de Punta Peuco, donde gozan de condiciones de privilegio en comparación con el resto de las cárceles chilenas. Estos suicidios suelen ser utilizados por los familiares de los militares como un argumento para acusar al gobierno de estar llevando adelante una "venganza" contra personas de avanzada edad.