La Corte Suprema de Justicia argentina confirmó ayer la prisión preventiva para la diputada kirchnerista del Parlamento del Mercosur Milagro Sala. Por unanimidad, los cinco jueces del cuerpo ratificaron el fallo del Tribunal Superior de Justicia jujeño, que había validado la prisión de la dirigente social. La decisión, recuerda la agencia de noticias Efe, había sido ordenada por existir "riesgo de obstaculización" del proceso en el que se encuentra la imputada, por la supuesta comisión de delitos de asociación ilícita en carácter de jefa, fraude a la administración pública y extorsión.

La defensa de Sala había sostenido, en cambio, que su detención era “arbitraria” y que no había elementos para justificarla.

A pesar del fallo, cuatro de los cinco magistrados solicitaron a las autoridades judiciales de la provincia que se debe cumplir con la decisión dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 23 de noviembre, en el sentido de que la actual detención en una cárcel debe ser sustituida por el arresto domiciliario u otra medida “menos restrictiva”. El magistrado restante, Carlos Rosenkrantz, consideró en cambio que "no corresponde adelantar criterio sobre lo resuelto por los órganos interamericanos, ya que la única cuestión resuelta por la Corte se refiere a la procedencia de la prisión cautelar, no a las condiciones de detención de la imputada".

Sala permanece detenida desde el 16 de enero de 2016, luego de que la Justicia jujeña ordenara su detención por presunto tumulto y sedición, entre otros cargos, durante una protesta organizada por el movimiento social Tupac Amaru, que pelea por la atención de personas desfavorecidas en el norte del país y que ella misma dirige.