Ir al contenido

Cultura | Lunes 10 • Abril • 2017

Justicia española admite denuncia contra dos humoristas por broma sobre el franquismo

El monumento del Valle de los Caídos es uno de los principales símbolos del franquismo. En ese lugar está enterrado el mismísimo general Francisco Franco; también están allí los restos de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española, y de otras miles de personas que fallecieron durante la Guerra Civil española.

Cada tanto, este mausoleo franquista se convierte en noticia, ya sea por su imparable deterioro edilicio o por las organizaciones de familiares que, décadas después de culminada la guerra, todavía reclaman por los cuerpos de las víctimas.

Pero en las últimas semanas el Valle de los Caídos se instaló en la agenda por otro motivo: una broma televisiva que terminó en la Justicia. En mayo de 2016, en su programa El intermedio, los humoristas Gran Wyoming y Dani Mateo presentaron un fragmento satírico titulado “Cinco cosas que nunca te han contado sobre el Valle de los Caídos”. Y en un momento, Mateo comentó: “El Valle de los Caídos alberga la cruz cristiana más grande del mundo, con 200.000 toneladas de peso y 150 metros de altura, el triple de lo que mide la Torre de Pisa. Y eso es porque Franco quería que esa cruz se viera de lejos. Normal, porque quién va a querer ver esa mierda de cerca”.

El chiste no cayó bien entre los miembros de la hasta ese momento más bien desconocida Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos, quienes presentaron una demanda por un supuesto delito de incitación al odio religioso. En primera instancia, un juzgado de instrucción rechazó la querella por considerarla improcedente, pero los demandantes insistieron ante la Audiencia Provincial de Madrid, que insólitamente admitió el trámite de la denuncia hace algunas semanas, lo que provocó un gran revuelo mediático. Esto se debió no sólo a los argumentos que manejaron los magistrados al momento de habilitar la investigación, sino también a que uno de los jueces que aceptaron la demanda contra los humoristas fue Vicente Magro, que a mediados de la década de 1990 había sido senador del gobernante Partido Popular, según reveló el programa televisivo La sexta noche.

Apenas se conoció la resolución judicial, el Gran Wyoming y Dani Mateo reaccionaron con humor, tanto en su programa como en las redes sociales, pero después, en otras entrevistas, el tono ya se puso más serio. “En España hay una campaña de miedo, y la risa es el antídoto del miedo. Ellos quieren asustar a todo el personal; por eso nos pasa esto a nosotros y por eso a esta pobre chica Cassandra [Vera] le cae lo que le cae por poner unos chistes sobre [Luis] Carrero Blanco”, comparó Dani Mateo, entrevistado en La sexta noche.

Mateo se refería a otra broma reciente que terminó mal: la Audiencia Nacional española condenó a un año de cárcel a Cassandra, una joven estudiante trans de Murcia, por una serie de 13 tuits en clave de humor sobre la muerte de Carrero Blanco, militar y político español que fue asesinado por la organización separatista vasca ETA en 1973. Los jueces españoles concluyeron en la sentencia, que ya fue apelada, que los mensajes de Cassandra en Twitter suponen “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta a las víctimas del terrorismo”.


Etiquetas