Hoy comenzó a aplicarse la suspensión de una semana con la que la Intendencia de Montevideo (IM) sancionó a Easy Go por el incumplimiento de las condiciones decretadas para el transporte de pasajeros en vehículos particulares.

La IM todavía no publicó la resolución en la que sanciona a la empresa, pero desde hace varias semanas jerarcas departamentales mencionaban la posibilidad de que se aplicara una sanción. Esta se debe a que el servicio de transporte sigue aceptando el pago en efectivo, pese a que este está prohibido en el decreto que reguló el funcionamiento de estas aplicaciones.

El mes pasado, el director de Movilidad de la IM, Pablo Inthamoussu, dijo que se habían recibido "unas cuantas denuncias" de usuarios porque les aceptaron pagos en efectivo, y que esto fue verificado por los inspectores. En su momento se sancionó a los conductores de esos vehículos con multas y el retiro de la chapa, pero restaba aplicar una sanción contra las plataformas de intermediación del servicio.

Easy Go envió a sus usuarios un correo electrónico en el que califica a la IM como "cortamambo" y la critica por haber adoptado "una medida arbitraria e ilegal".