El colectivo Cotidiano Mujer denunció ayer que la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) incumplió con la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo al dar un plazo de casi un mes para que una paciente pudiera comenzar el proceso.

En un comunicado, Cotidiano Mujer hizo pública la denuncia de una usuaria que el 18 de enero se presentó en el hospital Pereira Rossell para comenzar el proceso de interrupción de un embarazo, y le dieron hora para el 16 de febrero.

La organización denuncia que ese plazo excede el previsto en la ley, que establece que la consulta con el equipo interdisciplinario debe ser o bien inmediatamente o al día siguiente.

“Esperamos que ASSE encuentre una solución efectiva a este problema que vulnera los derechos de las mujeres e incumple la ley", finaliza la organización.