La Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) emitió un comunicado en el que expresa su "gran preocupación por los niveles de violencia" que están afectando la "convivencia de la sociedad uruguaya" y hace un "llamado a la reflexión por la convivencia".

Esta preocupación, agrega el texto, "se relaciona con la gran consternación generada por la inusual brutalidad y violencia presente en estos dos episodios concretos", en referencia a la golpiza recibida por una mujer trans en Salto y el asesinato de Marcelo Pelado Roldán por parte de su compañero de celda en el ex Penal de Libertad.

Acerca del caso de Salto, la INDDHH recuerda que en varias ocasiones las Naciones Unidas llamaron la atención a Uruguay y le exigieron que adopte medidas para prevenir la discriminación, la violencia y el acoso relacionados con la identidad sexual y de género.

Sobre el caso de Roldán, la institución señala que "a efectos del respeto y ejercicio de todos los derechos de las personas privadas de libertad y del mantenimiento de las reglas de convivencia democrática" es fundamental luchar contra "las diferentes violencias que se generan en los ámbitos de encierro institucional".