El intendente de Salto, Andrés Lima, firmó una resolución en acuerdo con el sindicato de trabajadores de su comuna y refrendada por la Dirección Nacional de Trabajo, que dispone que no ingresará ningún funcionario más a la Intendencia en lo que queda de su mandato.

Además, según publicó hoy El País, Lima firmó otra resolución en la que especifica que todas las designaciones directas de personal de confianza cesarán al final del período.

Todo esto fue plasmado en un comunicado emitido por la Intendencia de Salto, que sostiene que se adoptaron políticas para achicar el gasto en “todas sus dimensiones”. Además, se destaca que el pago de salarios se hace “en fecha”, lo que “es una tranquilidad para la población y para los proveedores de la comuna”. “Nuestra intendencia cumple. Cumple y paga en fecha. Pero para decir que sí, hay que saber decir que no, entre otras cosas a la entrada indiscriminada de funcionarios. Algo que nosotros aplicamos", dice el texto.