Fue asesinada a balazos en el centro de Río de Janeiro la concejala brasileña Marielle Franco, una fuerte cuestionadora de la intervención del Ejército en la seguridad de Río de Janeiro.

Franco era una socióloga de 38 años, integrante del izquierdista Partido Socialismo y Libertad y una reconocida activista por los derechos humanos. En 2016 fue la quinta más votada en las elecciones para el Concejo de Río de Janeiro.

Su deceso se produjo luego de haber sido tiroteada cuando transitaba en su vehículo por una calle del centro de la ciudad durante la noche de ayer.

Según consigna la agencia de noticias Efe, la Policía Civil de Río de Janeiro informó que el ataque fue efectuado por hombres armados que estaban en otro vehículo y que dispararon indiscriminadamente sin hacer ninguna advertencia. Además huyeron sin robar nada.

El ataque se produjo un día después de que Franco volviera a criticar la intervención en la seguridad de Río de Janeiro en un mensaje en las redes sociales. "Otro homicidio de un joven que puede entrar en la cuenta de la Policía. Matheus Melo estaba saliendo de la iglesia. ¿Cuántos más tienen que morir para que esta guerra acabe?", se preguntó en las redes sociales antes de su deceso.

Tras el suceso, el presidente de Brasil, Michel Temer, calificó hoy de "extrema cobardía" el asesinato, y ofreció el apoyo de la Policía Federal en las investigaciones. "El crimen no quedará impune", aseguró en las redes sociales.