Mediante un extenso comunicado, varias organizaciones de la “sociedad civil afrouruguaya” cuestionaron duramente a la diputada nacionalista Gloria Rodríguez, quien había criticado que la Intendencia de Montevideo estigmatizaba y segregaba más a la población afrodescendiente al inaugurar una policlínica barrial en Barrio Sur para atender enfermedades de prevalencia étnica.

La legisladora había cuestionado, en declaraciones recogidas por El Observador, que exista un servicio “específico” y “especial” para esa población, ya que “se entra en una suerte de estigmatización del afrodescendiente y un manoseo de la persona”. “'¿Qué enfermedades tienen los afro que tienen que tener una policlínica especial?’, se pregunta la gente. Estoy de acuerdo en tratar enfermedades de prevalencia genética. Es una obligación del Estado. Lo que no estoy de acuerdo es que haya policlínicas especiales", agregó. Según la legisladora, con "el verso de la inclusión, se divide en favor de intereses que se benefician y ‘lucran’ a partir de la segregación. Y el que no está de acuerdo le dicen que es antipueblo y que está en contra los afros".

Ayer de noche, varias organizaciones sociales (Mizangas, Mujeres Afrodescendientes; Casa de la Cultura Afrouruguaya; Colectiva Mujeres; Coordinadora Nacional Afrouruguaya; Diálogo Político de Mujeres Afrouruguayas; Grupo Cultural Afrogama; Iniciativas Sanitarias; Jóvenes Afros; Negritud.org; Organizaciones Mundo Afro; UAFRO; Universitarias/os y Técnicas/os Afrouruguayas/os, y Triangulación Kultural) emitieron un comunicado que expresa un “total repudio a las declaraciones de la diputada del Partido Nacional, Sra. Gloria Rodríguez, ante la consolidación del Programa Afrosalud, orientado a mejorar la accesibilidad en salud de la ciudadanía afrodescendiente”. En el comunicado, se recuerda que el programa “cuenta con un cromatógrafo líquido de alta presión, donado por la Embajada de Japón, con el que se puede detectar tempranamente e investigar enfermedades como la Anemia Falciforme, de propensión étnica, de la cual no sólo la población afro sino la sociedad en general, incluyendo el personal especializado en salud, ignora”.

“Lamentamos que, una vez más, se recurra a la desinformación y a la provocación, con fines de protagonismo electoral, e incluso calumniando y desligitimando a las organizaciones afro que venimos abordando la temática y combatiendo el racismo”, se agrega.

Según las organizaciones, “las políticas de acción afirmativa, son parte de la voluntad política del Estado uruguayo” y “lejos de producir ‘más segregación, manosear al afrodescendiente, lucrar y ser el verso de la inclusión’ garantizan los derechos y la igualdad de oportunidades de todas y todos, contribuyendo al desarrollo de una sociedad mejor”.

“Desde el movimiento afrouruguayo nos preguntamos: ¿Cuál es el proyecto político sobre inclusión social y combate al racismo que se propone?; ¿De qué manera promueve ideológicamente el combate al racismo institucional?; ¿Hasta cuándo serán invisibilizadas y menospreciadas nuestras contribuciones, demandas y propuestas para lograr un desarrollo integral de todas las personas afro que habitan en nuestro país?; ¿Hasta cuándo la población afrodescendiente será objeto de disputas cuando se pone en juego el ejercicio de derechos?”, se preguntan las organizaciones, que terminan afirmando su deseo de que “aquellas personas que se autodenominan públicamente como representantes de un sector de nuestro colectivo, tengan actitudes y acciones más propositivas y transformadoras para lograr la equidad racial”.