El Senado argentino comenzó a tratar esta mañana el proyecto que legaliza el aborto y que ya tiene la media sanción de la Cámara de Diputados.

Desde el comienzo de la sesión, a las 10.00, los senadores están argumentando su voto y anunciando si será a favor o en contra. Las declaraciones previas de cada uno de ellos y los discursos que han dado hasta ahora indican que habrá 38 votos en contra y 31 a favor, por lo que el proyecto sería rechazado. Por ahora todavía no se sabe qué votará el santafesino Omar Perotti, del Partido Justicialista, pero personas cercanas a él consultadas por el diario Clarín que pidieron no ser identificadas indicaron que "no votará en contra".

Cada uno de los senadores puede hablar por hasta 10 minutos, un plazo que se amplía para los presidentes de las comisiones que trataron el proyecto y los jefes de bancada, por lo que se espera que la votación se produzca a través del tablero electrónico recién sobre la medianoche. Entre los últimos oradores estará la ex presidenta Cristina Fernández. La expectativa se mantendrá hasta último momento, porque aunque un senador argumente su voto en la cámara puede decidir cambiarlo a la hora de la votación.

En las últimas horas se agregó un nuevo elemento que genera expectativa: la posibilidad de que, si la iniciativa es rechazada, se proponga el tratamiento de otro proyecto que despenaliza el aborto. Según medios argentinos, quienes promovieron la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo están manteniendo negociaciones para conseguir los dos tercios de la cámara alta que permitan admitir el proyecto y someterlo a votación. A diferencia del texto que se está tratando ahora, este otro solamente propone que no sea delito someterse a un aborto, sin establecer que la intervención sea una servicio de salud.

Mientras comenzaba la sesión del Senado hubo pronunciamientos de algunos líderes políticos del oficialismo. El presidente Mauricio Macri dijo en una publicación de Facebook que "no importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia". Por su parte, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que ha evitado pronunciarse sobre este tema, dijo que si la ley no se vota hoy, mañana va a estar "más aliviada".