El Centro Militar emitió hoy un comunicado cuestionando al diputado Luis Puig, luego de que este dijera que el difunto coronel Artigas Álvarez, hermano del ex dictador Gregorio Álvarez y Asesinado por los tupamaros en 1972, era un “torturador en jefe”.

Los dichos de Puig fueron una respuesta a un homenaje a Artigas Álvarez que fue retwitteado por el comandante en Jefe del Ejército, Guido Manini Ríos. "Usted está homenajeando a un torturador en jefe, el mejor homenaje que le puede hacer es callar y si de verdad quiere hablar de esos años hable de los desaparecidos y diga dónde están los cuerpos de decenas de ejecutados por esa gente que usted homenajea", le respondió Puig.

En un extenso comunicado, el Centro Militar rechaza las “calumnias” de Puig hacia Álvarez, que es definido como un “honrado camarada caído por el odio del terrorismo” en la “hasta entonces pacífica y respetuosa República”. Según el Centro Militar, su honorabilidad “no puede ser mancillada impunemente por alguien que se refugia detrás de sus fueros para hacer de la mentira, del destrato y de la insolencia un discurso de ocasión”.

“Al Coronel Artigas Álvarez no le cabe ninguna de las acusaciones ruines ni de los infundios que plantea este conspicuo integrante de un grupo que en aquella época se dedicó a matar, a secuestrar y cobrar altísimos rescates a los familiares de las víctimas, a poner bombas y a sembrar el miedo en la población”, prosigue el comunicado, que asegura que “ese partido que le ha permitido al legislador Puig ampararse en los fueros para disparar contra la verdad y contra la decencia y buen nombre de los ciudadanos está integrado por quienes robaron la bandera que portaron los Treinta y Tres Orientales en la Cruzada Libertadora y nunca hasta el día de hoy la devolvieron a su legítimo propietario, que es el Estado uruguayo”.

Según el Centro Militar, “esa gente” no tiene “ninguna calificación para siquiera mencionar el nombre del Coronel Artigas Álvarez, soldado ejemplar, padre de familia ejemplar, ciudadano ejemplar”. La organización incluso sostiene que Álvarez “revistaba al frente de la Dirección de Defensa Civil, un área que no tuvo jamás punto de contacto con la lucha antisubversiva ni con las operaciones de combate”.

“Es una ofensa que sólo la explica el alto grado de resentimiento y de odio mal administrado hacia las Fueras Armadas y a sus valores de siempre del que no pierde ocasión de hacer gala el parlamentario Puig”, prosigue el texto, que finalmente se solidariza con Manini Ríos.