El Senado aprobó un proyecto de ley para estudiar la habilitación del voto en el exterior a través de de la interpretación de los artículos 77 y 81 de la Constitución, y de la creación de una comisión que evaluará la forma en que este debería implementarse.

La iniciativa contó con el respaldo del Frente Amplio, pero no de la oposición, cuyos líderes se pronunciaron en contra. El proyecto se aprobó con 16 votos en 28 senadores presentes.

Desde el Partido Colorado (PC), el senador Pedro Bordaberry aseguró en la mañana que "aprobar esta ley en estos momentos es crear un clima enrarecido para la próxima instancia electoral”. Además, dijo que es “un atropello a la Constitución de la República” porque el proyecto de ley es, en su opinión, una reforma constitucional y no una norma interpretativa. “Una mayoría circunstancial ganada en una elección no puede pasar por encima de la Constitución”, sostuvo.

Pasado el mediodía, el senador del Partido Nacional Jorge Larrañaga respaldó las palabras de Bordaberry y consideró que la propuesta “no es una ley, sino un engendro y un mamarracho” que, además, “es inconstitucional”. Agregó que la forma de aprobación impulsada por el FA, con mayoría simple porque la ley es interpretativa, “viola el funcionamiento democrático que obliga a respetar al pueblo”.

“Si esto termina aprobándose, desde ya anunciamos que estudiaremos e interpondremos recursos de inconstitucionalidad contra esta ley”, aseguró Larrañaga en el recinto.