El Parlamento dio sanción definitiva a la ley que quiere desestimular el uso de bolsas de plástico. El proyecto había sido aprobado en el Senado, después se le hicieron algunas modificaciones en Diputados y hoy recibió el aval final de la cámara alta.

La norma prohíbe "la entrega o el suministro gratuito y a cualquier título, a los consumidores, de las bolsas plásticas". De esta manera, los comercios comenzarán a cobrar las bolsas en las que entreguen los productos que se compren.

Los comercios tienen un año para adaptarse a la nueva ley y las normas que deriven de ella.

El texto de la ley también incluye, en su primer artículo, la declaración de interés general de "la prevención y reducción del impacto ambiental derivado de la utilización de bolsas plásticas, mediante acciones para desestimular su uso, promover su reuso, reciclado y otras formas de valorización".