El subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, sostuvo que la oferta que había hecho Servinfo para las cámaras de reconocimiento facial que la Asociación Uruguaya de Fútbol licitaba en el Estadio Centenario, el Parque Central y el Campeón del Siglo “no era aceptable”.

En declaraciones a la radio M24, Vázquez explicó que la propuesta de Servinfo, que era más barata que la de la empresa DDBA no era aceptable, dado que tenía “nivel de acierto en identificación de personas de 49%”. “No es aceptable, porque el pliego de condiciones habíamos acordado que fuera un 85%. Hubiésemos tenido todos los fines de semana un lío inmenso con la policía", dijo el subsecretario, que además sostuvo que la oferta no estaba ”dentro de las características que se habían fijado en el pliego de condiciones". En cambio, la de DDBA aseguró que tenía un 99% de acierto en el reconocimiento facial. Además, Vázquez negó haber dirigido la licitación de la AUF con el objetivo de “cobrar ninguna coima”.

El jueves, el semanario Búsqueda reprodujo una de las grabaciones de las conversaciones del empresario Walter Alcántara con el ex presidente de la AUF Wilmar Valdez. En una de las conversaciones, Valdez le dio a entender a Alcántara que el llamado estaba dirigido por el Ministerio del Interior para que fuera ganado por DDBA, una empresa a la que se la vinculaba con uno de los hijos de Tabaré Vázquez, Javier Vázquez, aunque luego la empresa desmintió tener vínculo alguno con esta persona. En las grabaciones sostuvo Valdez incluso que el Ministerio del Interior se llevaba una “cometa” por la adjudicación a DDBA, cuya oferta era más cara que la de Servinfo.

El jueves por la noche, el Ministerio del Interior publicó un desmentido de los hechos: “La cartera jamás insinuó ni direccionó la contratación de ninguna de las empresas que participaron del llamado. En todo momento se informó a las autoridades de la Asociación -en la persona de su entonces presidente, Esc. Wilmar Valdez, que dicha decisión era de absoluta y exclusiva competencia de la AUF, dueña del procedimiento de selección de la mejor propuesta”.

El sábado, El Observador publicó, en base a correos electrónicos de la empresa ITC, que asesoró a la AUF en el proceso, que el Ministerio del Interior incidió en la decisión. Tras una reunión entre ITC y la cartera, la empresa le comunicó a la AUF que para el Ministerio la “falta de experiencia” de Servinfo, hasta entonces la favorita para quedarse con el llamado, era un “riesgo” que ponía “en duda” el proyecto.