En su audición radial de M24, el ex presidente José Mujica se refirió a la situación de Venezuela, donde el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente la semana pasada, recibiendo el apoyo de Estados Unidos y de varios países de la región.

Mujica dijo que acompaña la posición de Uruguay, que junto a México pidió un diálogo pacífico entre las partes, y opinó que Guaidó "o es muy joven o tiene atrás la seguridad que da el Ejército de Estados Unidos". Además, rechazó las sanciones económicas que Estados Unidos y otros países han impuesto contra el gobierno venezolano: "con sanciones económicas se castiga a los pueblos", consideró.

El ex presidente advirtió que "están sonando fuerte tambores de guerra en el Caribe" y consideró que "discutir la legitimidad de un gobierno u otro en Venezuela [en referencia al de Nicolás Maduro y el de Guaidó] en el fondo resulta infantil, a diestra y siniestra". Agregó que Estados Unidos y otros países "parecería que quieren convencerse, y a su vez convencernos a todos, de que la ilegitimidad eventual de unos se sustituye con la ilegitimidad de otros".

Según Mujica, las razones de fondo de esta sitaución se encuentran en el petróleo y la incidencia de China en la región: "la verdad dura y descarnada es que lo mas conservador de Estados Unidos no puede aceptar que China termine manejando el destino del petróleo venezolano". "Esta es la causa profunda de la impaciencia" estadounidense, añadió.

Pese a este aparente respaldo al gobierno de Maduro, Mujica avaló la propuesta de la Unión Europea, que lo instó a convocar elecciones a la brevedad, una iniciativa rechazada por el presidente venezolano. "Por disparatada que parezca la propuesta de elecciones totales hecha por Europa, mal que mal daría una salida", opinó, antes de señalar que esos comicios deberían realizarse con "un monitoreo con garantías de las Naciones Unidas".

"Todo esto se puede criticar por principios, pero la peor alternativa es la guerra", y "para evitar la guerra, la herramienta es la política", señaló el ex presidente.

Por su parte, el Comité Ejecutivo del Partido Socialista (PS) emitió una declaración en la que advierte que “factores externos e internos” contribuyen al deterioro democrático en Venezuela, entre los que distingue al propio gobierno venezolano, a “sectores de derecha antidemocrática”, al “poder económico” y a la “acción imperialista de los Estados Unidos”. Los socialistas aseguran que desconocen el mandato de Guaidó, y lamentan la posición de los gobiernos de España, Alemania y Francia, “imponiendo ultimátums absurdos respecto de una futura convocatoria a elecciones”. Para el PS, “la crisis política y social que hoy vive la sociedad venezolana debe enfrentarse con más democracia, donde la colaboración y la solidaridad internacional deben estar al servicio de ese propósito”.