A través de un discurso televisado, el presidente estadounidense Donald Trump sostuvo ayer a última hora que la situación de la frontera con México implica una “crisis creciente”.

"Mis queridos estadounidenses, hoy les hablo porque hay una crisis humanitaria y de seguridad creciente en nuestra frontera sur", afirmó Trump en un mensaje de ocho minutos de duración transmitido televisivamente, según constató la agencia Efe.

El mandatario consideró que la construcción del muro en la frontera entre México y Estados Unidos es fundamental para la seguridad fronteriza del país. "Es de sentido común. [...] Es una elección entre el bien y el mal, entre la justicia y la injusticia", agregó.

También reiteró su exigencia de que se le aprueben 5.700 millones de dólares para construir la barrera, que aseguró que será construida con acero, en lugar de hormigón. Según dijo, el muro se pagaría “por sí mismo”, dado que, a su entender, interrumpiría la llegada de drogas ilegales, que el presidente estimó que le cuestan a Estados Unidos 500.000 millones de dólares por año.

Pero según consigna la agencia Efe, pese a las continuas afirmaciones de Trump sobre la crisis fronteriza de Estados Unidos, el número de personas detenidas en la frontera con México ha disminuido drásticamente en los últimos años. Mientras que en 2000, 1,6 millones de personas fueron detenidas tratando de cruzar la frontera, en 2018 apenas se capturaron 400.000.