Al menos 49 personas murieron en la ciudad Chrischurch de Nueva Zelanda tras ataques mediante armas de fuego a dos mezquitas. Se sospecha que uno de los autores es un supremacista blanco de origen australiano.

"Está claro que esto solo puede ser descrito como un ataque terrorista. Por lo que sabemos, parece haber sido bien planeado", dijo la primera ministra, Jacinda Ardern, en una comparecencia desde Wellington, según recogió la agencia Efe.

Los ataques se produjeron a plena luz del día, cuando centenares de musulmanes realizaban la oración de los viernes. Los ataques se produjeron en la mezquita de Al Noor, muy cerca del Jardín Botánico, y en la mezquita de Linwood, a unos 6,5 kilómetros de distancia de la primera.

El ataque de Al Noor fue transmitido en video durante 17 minutos por el atacante. Según Efe, en las imágenes se ve cómo este individuo recorre las habitaciones de la mezquita y dispara con armas semiautomáticas ante personas indefensas.

El agresor vestía ropa militar y habría publicado en las redes sociales un manifiesto con calificativos peyorativos contra los musulmanes. Las autoridades hasta ahora se negaron a identificar al atacante, y se limitaron a decir que el acusado "tiene casi 30 años y comparecerá ante los tribunales mañana". En total se detuvo a cuatro personas, tres de ellas presuntamente vinculadas al ataque, incluida el australiano, y otra que fue puesta en libertad. Ninguna de estas personas estaba en la lista de sospechosos de Nueva Zelanda.