La Bolsa de Valores de Montevideo se creó en 1867 con el objetivo de brindar la plataforma necesaria para la realización de los procesos de colocación, negociación y custodia de valores públicos y privados. Hoy en día participan en este mercado 21 empresas, de las cuales ocho cuentan con mujeres en sus directorios; de 89 consejeros de la Bolsa, sólo 10 –11%– son mujeres. Estas diez mujeres representan a UTE, el Banco Hipotecario, Citrícola Salteña, Cledinor, DUCSA, Gralado, San Roque y la Unidad Punta de Rieles.

Patricia Torrado, actual gerenta general de la Bolsa, entró a la institución hace 25 años por hacer una pasantía de cinco meses para analizar los procedimientos administrativos y contables. “Me faltaban dos materias para recibirme y, a los dos meses de entrar, me recibí de contadora”, recordó. Antes de terminar la pasantía le confirmaron que quedaría efectiva como auxiliar contable. “Al año y medio mi jefa renunció y quedé a cargo del sector contable, y a los dos años la subgerenta general también renunció, y pasé a hacer sus tareas. Por mi perfil proactivo, sumado al crecimiento de la parte contable en la institución, fui absorbiendo el desarrollo de operaciones y pasé a ser la jefa contable y de operaciones. Todos los días tenía desafíos diferentes, nunca un día era igual a otro: desarrollamos sistemas, procedimientos, servicios, y enfrentamos las crisis”, agregó. En 2008 comenzó a participar en el directorio junto con el gerente general y los siete directores. Dijo que esto la ayudó a “tener una visión más integral del negocio, ver todos los temas y retroalimentarme de diferentes visiones”. En 2010 la ascendieron a gerenta, y en 2017 la nombraron gerenta general.

Sobre la participación de las mujeres como consejeras en la Bolsa local dijo que le gusta “mirar el vaso medio lleno: el dato me dice que el camino está iniciado pero queda mucho por andar”. “Sin duda, este porcentaje tiene que crecer y debe hacerlo en plazos más cortos que los que se tomaron para llegar hasta acá. La sociedad toda necesita mayor participación de la mujer en todos los ámbitos”, sostuvo.

Por su parte, la directora de ONU Mujeres en Uruguay, Magdalena Furtado, dijo que no le sorprende la magra representación de mujeres. “Hay varias evidencias y estudios que comprueban esta segregación. En particular, un estudio del Banco Mundial de 2013 relevó a más de 600 empresas y encontró que sólo 19% de los altos cargos en Uruguay están representados por mujeres”, afirmó. No obstante, consideró que se trata de un guarismo “un poco tramposo”, ya que la mayoría de estas trabaja en pequeñas y medianas empresas y agregó que, entre las grandes, sólo 4% está ocupado por mujeres. “La regla es que a mayor tamaño de la empresa y mayor responsabilidad del puesto, lamentablemente, menor presencia de mujeres”, sentenció. Si bien el estudio tiene seis años, para Furtado sigue siendo representativo: “Seguro que aumentó un poco el porcentaje, pero la realidad es que no deja de ser bajísimo, en un país en el que la mayoría de las egresadas universitarias son mujeres y que hace tiempo que estas ingresaron al mercado laboral”.

Con 10, entre las 89 personas que conforman los directorios de las empresas que cotizan en la Bolsa, Uruguay se posiciona en el noveno lugar en el ranking regional. Estas 10 mujeres representan 11% del total, mientras que en Costa Rica las de género femenino suman 22%, y en España y en Nicaragua, 18%.

Mujeres en la Bolsa de Valores en alianza con Datasketch, La Nación, El Faro, Ojo Público, Managua Furiosa, Metro Libre, El Surtidor y El País, que busca visibilizar la presencia del género femenino en los espacios de la iniciativa privada.

Seguí leyendo sobre este tema: La brecha empresarial