Las principales empresas tecnológicas de Estados Unidos, incluida Google, dejarán de vender componentes y software a la empresa de telecomunicaciones china Huawei.

La medida surge en respuesta a una directiva del presidente estadounidense, Donald Trump, según fuentes citadas por Bloomberg, asegura hoy la agencia Efe.

Alphabet, la empresa paraguas de Google, ya ha decidido cortar sus suministros de material informático y algunos servicios de programación a Huawei, según Bloomberg. En una misma línea, los principales fabricantes de procesadores, entre ellos Intel, Qualcomm, Xilinx Inc y Broadcom, han informado a sus empleados que dejarán de facilitar componentes a Huawei hasta nuevo aviso.

Estas decisiones ya se veían venir desde la semana pasada, cuando Trump declaró una emergencia nacional para prohibir a las compañías estadounidenses hacer negocios con empresas que supuestamente intentan espiar al país. Tampoco dejará usar los equipos de telecomunicaciones que fabrican.

Si bien la orden ejecutiva de la semana pasada no imponía automáticamente restricciones a la compra-venta de equipos de telecomunicaciones, daba al secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, cinco meses para establecer qué compañías debían estar sujetas a las nuevas limitaciones por suponer un peligro para la seguridad del país. Pero en una decisión posterior, el Departamento de Comercio incluyó a Huawei en una lista de compañías y personas a las que se vetaba el acceso a tecnología estadounidense.

"La venta o transferencia de tecnología estadounidense a una compañía o personas de la lista requiere una licencia, y la licencia puede denegarse si la venta o transferencia perjudica la seguridad nacional de Estados Unidos o sus intereses en política exterior", sostiene el Departamento de Comercio.