El presidente Tabaré Vázquez anunció hoy -tras reuniones con el director ejecutivo de UPM, Jussi Pessonen, y con autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina- que se resolvieron “aspectos financieros” sobre la construcción del Ferrocarril Central, una “importante estructura ferroviaria para toda la población del país”.

El mandatario sostuvo que la obra estará a disposición de toda la producción del país, y generará puestos de trabajo en “todo el territorio nacional”. Además, aseguró que Pessonen dijo que el trabajo conjunto junto al gobierno uruguayo fue “ampliamente satisfactorio”. Según agrego, sólo resta acordar “detalles menores” para concretar el proyecto.

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, coincidió en estos “avances muy satisfactorios” en el encuentro con Pessonen. El 11 y 14 de mayo, el gobierno aprobó las autorizaciones ambientales tanto para el proyecto de Ferrocarril Central como a la instalación de la segunda planta de UPM.

Respecto a los reclamos sobre la contaminación del proyecto, sostuvo que el BID es “muy exigente” con los proyectos en cuanto a las normativas medioambientales.

“Una vez conocida la opinión de UPM, desde el primer día vamos a hacer una amplia rueda de prensa para poner en conocimiento de todos ustedes. Todo lo tomamos con la mayor transparencia que vamos a empeñarnos en llevar adelante”, adelantó el mandatario.

Luego, sostuvo que "en un momento tan particular en el contexto internacional y regional, al que no podemos escapar, donde hay tantos cambios en el mundo laboral, seguir trabajando para lograr inversiones y que se generen nuevos puestos de trabajo es trascendente para el país".