El Consejo Nacional del Ministerio Público de Brasil anunció ayer por la noche que investigará el intercambio de mensajes entre el exjuez y actual ministro de Justicia de ese país Sergio Moro y fiscales del caso Lava Jato por el caso del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado con el ex magistrado a la cárcel en 2017.

Orlando Rochadel, contralor nacional del Ministerio Público, tramitó una queja disciplinaria para apurar los hechos presentados por el reportaje de la web The Intercept Brasil, que hizo públicos los intercambios entre Moro y los fiscales, poniendo en duda la imparcialidad con que fue abordado el caso.

Según publicó la agencia Efe, la queja disciplinaria fue instaurada el lunes en base a una solicitud presentada por cuatro consejeros del Consejo Nacional del Ministerio Público, mientras que Rochadel le dio un plazo de 10 días al fiscal Deltan Dallagnol, coordinador de la unidad de investigación que terminó con el encarcelamiento de Lula, para que se manifieste al respecto.

"Cabe apurar si hubo una eventual falta funcional, particularmente en lo que dice respeto a la violación de los principios del juez y del fiscal natural, de la equidistancia de las partes y del impedimento de una actuación político-partidaria", dice la solicitud.

Por otra parte, se determinó que la Contraloría General del Ministerio Público entregue en hasta 10 días los antecedentes disciplinarios de los integrantes de la operación Lava Jato en Curitiba, para que sean analizados por el órgano público.