El vicepresidente del gobierno italiano y ministro del Interior de ese país, Matteo Salvini, reclamó explicaciones al gobierno uruguayo por la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito ayer por la noche de Cárcel Central, que iba a ser extraditado a ese país en los próximos meses.

A través de un comunicado, Salvini sostuvo que “es desconcertante y grave que un criminal como Rocco Morabito, capo de la 'Ndrangheta [mafia calabresa], haya logrado escapar de una cárcel de Uruguay mientras esperaba a ser extraditado a Italia", consignó la agencia Efe.

Salvini dijo que buscará “aclarar totalmente” la situación, y que pedirá “explicaciones inmediatas” al gobierno uruguayo, y reclamó “dar caza” a este delincuente, “esté donde esté”. Morabito escapó en la madrugada de ayer de Cárcel Central junto a otros tres criminales internacionales: Bruno Ezequiel Díaz, detenido por homicidio a solicitud de la justicia argentina; Matías Sebastián Acosta, a la espera de su extradición desde Brasil, y Leonardo Abel Sinópoli, detenido por falsificación de documento y hurto, y solicitado también desde el país norteño. Los reclusos se escaparon de la cárcel tras realizar un boquete en la celda que les permitió salir a la azotea del establecimiento. Fueron a parar al apartamento de una vecina del edificio lindero, al que le pidieron las llaves para escapar a la calle y le robaron algo de dinero de la billetera, aunque sin amenazas, explicó la vecina a El País.

Morabito, que es conocido como el “rey de la cocaína de Milán”, fue capturado en setiembre de 2017 en Punta del Este, donde llevaba viviendo desde hace una década con pasaporte falso.

En campaña En la recta final de las elecciones internas, la oposición política no dejó pasar el hecho. La oportunidad fue aprovechada por el precandidato de Cabildo Abierto Guido Manini Ríos, quien en una entrevista con Radio Montecarlo aprovechó el episodio para insistir con su propuesta de cárcel de “alta seguridad” gestionada por militares. “Lo de hoy es una demostración más de la total incapacidad que se tiene en los últimos años para manejar este tema, y creemos que es fundamental la implementación de esta cárcel”, dijo el ex comandante en jefe del Ejército. Para Manini Ríos, la posible fuga de Morabito debió preverse, tomando medidas especiales de seguridad que no se llevaron a cabo. El precandidato pidió la renuncia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y de “toda la cúpula” del Minisiterio. “Debieron haber dado el paso al costado hace bastante tiempo”, aseguró.