Panza y crianza

Violeta Vázquez y Susana Fleischmann, de la escuela y asociación civil Panza y Crianza, son las facilitadoras de la formación en puericultura y familia que inicia en julio en el espacio Olivia te Cuida, en Pocitos. La puericultura refiere a la lactancia y la crianza, por lo tanto se ocupa de las necesidades del recién nacido y el medio que lo rodea desde antes del parto. El trabajo se enfoca en contener, escuchar, observar y brindar ayuda externa sin interferir en el vínculo madre-hijo. El curso, que apunta a “formar profesionales con una mirada amplia sobre el abordaje de la salud y la persona”, dura cinco meses y se imparte en la modalidad de un fin de semana al mes los sábados de 14.00 a 20.00 y los domingos de 10.00 a 13.00. Para obtener más detalles, escribir a [email protected] o llamar al 2710 5091.

Desde la psicología, lejos del manual

“El principio de todo lo bueno que puede llegar es el conflicto. Las relaciones humanas implican conflictividad y es gracias a esos momentos de crisis que los vínculos crecen”, escribe, con un dejo de provocación, el psicoanalista argentino Luciano Lutereau en Más crianza, menos terapia (editorial Paidós, 2018). Mañana este libro, que propone asumir ese nudo de angustia como parte de la paternidad y de lo que implica crecer, será presentado en la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay (Martínez Trueba 1191) a las 19.30.

Foto del artículo 'Formación en puericultura, talleres de música para bebés, y un libro para padres del siglo XXI'

Lutereau es doctor en Psicología y Filosofía, profesor universitario y prolífico escritor, pero también es padre, y como tal sabe que “en la actualidad, quienes atravesamos la paternidad padecemos el ideal de ser ‘buenos padres’ de manera aplastante”. Interesado en la práctica y el dispositivo clínico más que en la relación con la academia, en su nuevo libro propone sumar el análisis personal; lo vivencial va por el camino de los “consejos, descripciones de situaciones concretas y comunes, reflexiones y perspectivas para transitar esos momentos naturales de cualquier crianza: el destete, el ‘no me come’, los porqué, los caprichos, los berrinches, la dificultad para dormir, los miedos, el control de esfínteres”.

Además de dar a conocer este trabajo, Lutereau brindará un seminario el sábado, de 9.00 a 13.00, para el cual todavía hay tiempo de inscribirse a través del correo [email protected]

Bebés musicales

Continúan abiertas las inscripciones para los talleres de música para bebés de un máximo de tres años que coordina Denise Mermelstein, profesora de educación musical temprana, certificada por el Instituto Gordon de Educación Musical (España). Las instancias repercuten en lo afectivo, expresivo, creativo y cognitivo; son colectivas, con un cupo de hasta 12 niños, acompañados de un adulto como referente. Cada clase dura unos 45 minutos, comienza con una canción de bienvenida y termina con otra, siempre basadas en la teoría de aprendizaje musical de Edwin Gordon (1927-2015), músico, investigador y pedagogo estadounidense que estudió la importancia de la música en la primera infancia y las semejanzas que hay con la forma en que se adquiere el lenguaje. “Sin la estimulación temprana de la esfera auditiva del cerebro se perderán células y se impedirán conexiones que perjudicarán gravemente el desarrollo musical de los niños a lo largo de su vida”, señala el repartido que reciben los padres al tomar contacto con la profesora. Acercar al niño a una experiencia musical y corporal es parte de los objetivos del taller, así como buscar que los niños adquieran mayor conciencia de sí mismos, del entorno y de los demás y aprendan a canalizar y transformar sus emociones. A estos beneficios, como indica Mermelstein, se suma el espacio de encuentro de padres e hijos a través de la música y el movimiento.

Los talleres se dan en forma semanal en tres lugares: Raíces Maternales, ubicado en Parque Batlle, los lunes a las 11.00 y los jueves a las 17.00; en el Espacio de Desarrollo Armónico, en Parque Rodó, los martes a las 17.00; y en Espacio Omma, en Solymar, los miércoles a las 16.30. Eventualmente la docente organiza otros encuentros algunos sábados en Galartija y en un espacio nuevo en Carrasco, Pausa. Por más información e inscripciones: [email protected] o 099 717 337.