“Si bien la mayor lucha contra el cambio climático y el cuidado ambiental está en combatir los grandes contaminantes, desde el Municipio B creemos que barrio a barrio, casa a casa, se puede contribuir cambiando patrones de consumo. Además, desde una perspectiva urbanista, queremos acercar la ruralidad a la ciudad consolidada, reverdecer nuestros barrios”. Esto es parte de la fundamentación de la agenda verde que ese municipio desarrollará este mes.

En este contexto, destaca la puesta en marcha del Plan Piloto de Compostaje, que prevé el lanzamiento de una convocatoria. En alianza con la sociedad civil, se presenta como la primera experiencia en Montevideo de compostaje de residuos orgánicos a nivel municipal y comprenderá a los ocho barrios del Municipio B. Esta gestión estará en sinergia con otra iniciativa sostenible, ya que lo generado servirá de abono para las huertas comunitarias y educativas.

Justamente el 5 de junio, de 10.00 a 12.00, en modalidad virtual, se llevará adelante el Primer Encuentro de Huertas, como parte de la edición 2021 del ciclo Huertizate. Enmarcado en los programas del Ministerio de Educación y Cultura, Plantar es Cultura y Ciudadanía Ambiental, junto con el Municipio B, busca promover la creación de huertas urbanas en espacios reducidos. Para eso, la capacitación de los vecinos es gratuita y consta de cuatro instancias de taller. Al transitarlas se adquieren los conocimientos teóricos y prácticos básicos para hacer una huerta en el hogar. En esta oportunidad las clases serán los sábados de 9.30 a 13.30 a partir del 12 de junio. Los talleres tratarán sobre ciudadanía ambiental, huerta, plagas y enfermedades, nutrición y huerta y finalmente compost, semillas y plantines. Se entregarán certificados.

El link para inscribirse es: https://cutt.ly/Huertizate y por consultas hay que dirigirse al correo [email protected]

Por otro lado, el Municipio B brindará apoyo a la campaña de la organización “No más colillas” (NMC) de recolección masiva de residuos de cigarros, movida que se lleva a cabo junto con la empresa Teko. El objetivo será recolectar un millón de colillas en seis meses, con las cuales, por medio de métodos de reciclaje, se fabricará pintura para hacer un mural. La colaboración consiste en poner a disposición espacios para el acopio de las colillas en las sedes del municipio y en los centros comunales zonales 1 y 2, que serán retiradas por NMC con una frecuencia semanal.

Residuos con un mejor destino

El sábado, entre las 10.00 y las 17.00, Estación ReAcción se instalará en Camino Carrasco 6264, predio de la División Ambiental de Farmared, donde permanecerá durante todo el mes. La jornada inicial, que contará con la presencia de autoridades y expertos, será a la vez de carácter pedagógico, con guías de reciclaje y aprendizaje, ya que la edición Junio Ambiental es un encuentro para fomentar la separación de residuos en el hogar y para brindar herramientas y educación en el camino a adoptar mejores prácticas. Esto significa que la sociedad también se responsabilice por sus desechos.

“Al relleno sanitario de Montevideo ingresan 2.400 toneladas de residuos por día. 50% corresponde a residuos domiciliarios y la valorización que se logra mediante los sistemas actuales de recolección selectiva y recuperación formal no llega a 3%. Se suma la dificultad de que coexisten en la ciudad varios programas de recepción de residuos, cada uno con su propia red de puntos. Por lo tanto, si una persona quiere depositar reciclables, pilas o medicamentos, debe ir a un punto distinto para cada residuo. Estación ReAcción propone la solución a muchos residuos en un solo lugar”, sostiene la ingeniera Mariana Robano, directora técnica de este colectivo enfocado en una economía circular. Desde ReAcción lo ven como “una oportunidad para aprender mejores estrategias para optimizar la vida útil de los materiales y la eficiencia de los recursos en una producción y consumo más responsable”.

Ubicada originalmente en el Espacio de Arte Contemporáneo, la estación reúne en un mismo proyecto a distintas empresas que ponen en valor residuos, ya sea emprendimientos que trabajan de manera artesanal como compañías que procesan material a gran escala. “Vamos a recibir plásticos, papel y cartón, electrónicos, textiles, pilas, medicamentos y sus envases y lámparas. Además, incorporamos tecnología aplicada con el sistema BIC (Balanza Inteligente para la Circularidad), que permite monitorear la cantidad de residuos según cada fracción aportando datos en tiempo real”, explica Mariale Ariceta, directora de ReAcción.