Todas las tardes, en la Plaza de Deportes número 7, en Paso Molino, se conjugan diversas actividades deportivas que tienen como objetivo la promoción de la salud y el disfrute. Una de ellas trasciende cualquier fin posible porque, más allá de lo deportivo, se propone integrar y hacer sentir bien a cualquier persona, en un ámbito de respeto y de cuidados, libre de acoso y con el fútbol como medio para promover la diversidad. Se trata de un equipo de fútbol de mujeres lesbianas que se creó para compartir, con la pelota como excusa.

La mayoría de las integrantes de Lésbica Futurista jugaba en Uruguay Celeste Deporte y Diversidad (UCD), un equipo que nació de “una combinación de la práctica deportiva y la militancia social”, al que llegaron a raíz de un llamado que el colectivo hizo para formar un equipo de fútbol femenino. Otras habían jugado juntas un campeonato bajo el nombre Las de Fierro. Con esos antecedentes decidieron reunirse para conformar un equipo nuevo, al que llamaron Lésbica Futurista.

“Como mujeres lesbianas pensamos que estaría bueno empezar a pensar cómo nos sentimos en la sociedad, más allá del fútbol, y cómo nosotras podemos contribuir para eso”, explica Adriana César, integrante de Lésbica.

“Lo más importante de ese momento en el que compartimos y generamos debates es el engranaje humano. Nos complementamos genial, y ahí está la diversidad del equipo: cada una aporta lo que piensa, cómo lo piensa, y tratamos de entendernos. No somos todos iguales, y eso es fundamental”, agrega Vera Sawchuk.

Mientras intercambian luego de los partidos, suelen escuchar música. Una de las canciones que suenan con frecuencia en el tercer tiempo es “Lésbica futurista”, del grupo GA31, un tema brasileño que habla sobre lo que significa ser “zapatonas”, palabra que se traduce en lo que en Uruguay sería “tortas”.

“Nos interesó pensar cómo apropiarnos de ese concepto que al principio era peyorativo y luego comenzó a utilizarse de otra manera tanto en Brasil como en Uruguay”, cuentan. Así fue como el grupo, que se había juntado con la idea de jugar al fútbol, terminó usando el deporte como excusa para consolidarse como colectivo y así trabajar en otras cuestiones con la diversidad como base.

Foto del artículo 'Lésbica Futurista: el equipo de fútbol de mujeres lesbianas que reivindica la diversidad'

Foto: Ernesto Ryan

La diversidad como bandera

Actualmente en Lésbica juegan alrededor de 16 mujeres que practican los martes y viernes de 19.45 a 21.15 en la plaza 7. Compiten en Liga Locura 7, en la que se enfrentan a equipos de clubes deportivos, grupos de amigas y otros. Los partidos se disputan en Paso de la Arena.

En Lésbica juegan mujeres que con más de 20 años recién están empezando a jugar al fútbol junto a otras que tienen experiencias profesionales en la Asociación Uruguaya de Fútbol en equipos como Rampla Juniors y Fénix. Incluso la entrenadora Clara Rombys es una exjugadora de Udelar. Además, hay dos integrantes extranjeras: la brasileña Adriana César y la japonesa Keiko Rodríguez.

“En el deporte femenino el compañerismo siempre está mucho más presente. La esencia es que todas las personas puedan participar, más allá de las barreras; eso hace a la identidad del grupo. En un equipo profesional tenés que captar el deporte o entenderlo; acá tenés que aceptar los defectos”, agrega Natalia Seoane.

Plurales y autónomas

El colectivo se autosustenta y cada una aporta desde lo que puede y según su perfil: algunas hacen de tesoreras, otras se encargan de la logística, otras de la coordinación, de los diseños para difusión y demás. “Cada una aporta su especialidad; eso conforma al grupo y es la esencia del fútbol: un cuadro sin distintas posiciones ni características no existe”, explica Analía Tabacchi.

Actualmente se están organizando para disputar el campeonato de la diversidad en Buenos Aires en representación de UCD. Para eso llevan a cabo una venta de sorrentinos, pegotines y remeras, entre otras cosas.

Mientras se disponen a comenzar un entrenamiento para el que la entrenadora Rombys preparó un juego con cartas, Seoane, exjugadora de Rampla Juniors, resume lo que es Lésbica Futurista: “Nunca jugué en un equipo tan diverso. Acá se promueve, se avala y se busca la diversidad. Desde las nacionalidades, lo sexual, las experiencias, todo”.