¿A qué hora habrán caído los hinchas a colgar las banderas? En los trapos, todos los barrios. La identidad. Barradas, Buceo, Aires Puros, Barros Blancos, Piedras Blancas, La Comercial. La fiel representación de distanciados y presentes feligreses. Hay una imagen repetida de Mario Saralegui con las manos en las rodillas. Hay una de Jorge Fosatti con los brazos en jarra por debajo del saco. Hay otra con la persignación con los goles.

El primero llegó tras un error de Rodrigo Abascal del que todo el mundo habló sin piedad. Estar en esa piel que puede llegar a ser intolerante. El que aprovechó ese segundo de la vida fue José Neris, que definió por encima de Thiago Cardozo como en la playa. Los gritos de aliento desde la tribuna parecían otra cosa. Aunque hay algo en la inexperiencia, en lo alternativo, que podría haberlo cambiado todo. El segundo gol en los mismos pies tras una serie de toques certeros. La expulsión de Sergio Núñez en ocasión conversada complicó aún más las cosas para el aurinegro.

Con la euforia ajena del reciente Torneo Apertura, la primera fecha del Intermedio se pareció para ambos a un despertar con pocas horas de sueño. Aunque a Fosatti se le vio un gesto de reivindicación. Una especie de confirmación de los plazos. Saralegui colocó a un ícono y a uno de los más regulares para contestar el grillerío notorio de la tribuna: Cristian Rodríguez y Jesús Trindade. Se animó con Jonathan Urretavizcaya, que siempre puede ser una sorpresa. Pero River Plate estuvo siempre más maduro. En las butacas, rumores.

Las ansiedades subieron con el descuento de Matías Britos. River trastabilló, Peñarol se metió en el área y pidieron penal. Fervientemente. La tele dijo que fue. También pidieron un orsai muy fino de Calzada que el línea desestimó y pudo haber sido el tercero. River se sostuvo en cierta órbita. Jugó con una personalidad que venía buscando. Peñarol también, en orbita de impulsos. De agite. Buscó el empate “a lo Peñarol”. Pero River había pasado la pantalla del gol de Britos.

El darsenero lo ganó con presencia. Con madurez. Con la noción de los plazos. Reivindicándose.

Detalles

Estadio: Campeón del Siglo.

Árbitros: Yimmi Álvarez, Sebastián Schroeder y Sebastián Silvera.

Peñarol (1): Thiago Cardozo; Juan Acosta (46’ Giovanni González), Robert Herrera, Rodrigo Abascal, Mathías Pintos; Matías de los Santos (46’ Jesús Trindade), Kriztian Vadócz (46’ Cristian Rodríguez), Agustín Álvarez (72’ Denis Olivera), Kevin Lewis (46’ Jonathan Urretavizcaya); Matías Britos, Sergio Núñez.

Entrenador: Mario Saralegui.

River Plate (2): Gastón Olveira; Guzmán Rodríguez, Horacio Salaberry, Ribaír Rodríguez (81’ Santiago Brunelli), Nicolás Rodríguez, Maximiliano Calzada, Diego Vicente (55’ Marcos Montiel), Facundo Boné; Adrián Leites (55’ Facundo Ospitaleche), José Neris (70’ Matías Alonso), Matías Arezo (81’ Thiago Borbas).

Entrenador: Jorge Fossati.

Goles: 19’ y 37’ José Neris (RP), 66’ Matías Britos (P).

Expulsado: 39’ Sergio Núñez (P).

José Neris, tras convertir el primer gol de River Plate a Peñarol, en el estadio Campeón del Siglo.

José Neris, tras convertir el primer gol de River Plate a Peñarol, en el estadio Campeón del Siglo.

Foto: Ernesto Ryan