Bajo un par de gazebos y en sillas blancas de plástico se concentraban los jugadores previo al encuentro, mentalizándose para lo que sería un buen partido: a Liverpool llevarse los puntos le significaba asentarse en el grupo de los clasificados a copas internacionales; a Progreso lo mismo, pero también para sumar en la tabla de abajo. Pasó lo primero y por goleada.

El calor fue intenso, pero el sol a veces se escondió y regaló un poco de tranquilidad. La disputa prometía, además, porque ambos equipos llegaban con victorias previas. En ese contexto, salieron a la cancha con intensidad, jugando rápido y al ataque.

Juan Ignacio Ramírez, de Liverpool y Nahuel Suárez, arquero de Progreso.

Juan Ignacio Ramírez, de Liverpool y Nahuel Suárez, arquero de Progreso.

Foto: Federico Gutiérrez

Por momentos la visita controló el partido, pero por errores ofensivos no pudo transformar las llegadas en gol. Los locales, por el contrario, se acercaron más al arco, pero las definiciones fueron malas. Así, en esa sintonía, transitó casi todo el primer tiempo: con buenas intenciones, pero sin concretar.

A los 22’ pudo haberlo hecho Progreso, pero por la poca potencia del disparo la pelota quedó en las manos de Sebastián Lentinelly. Y como goles errados son goles en contra, a los 38’ se abrió el marcador para Liverpool. Ignacio Colo Ramírez recibió un buen centro de Agustín Ocampo y convirtió de cabeza.

La goleada

La leve superioridad que tenían los negriazules la materializaron en otro gol en los primeros minutos del complemento: a los 54’ Alan Medina apareció en el área y puso el 2-0.

A los minutos el travesaño salvó al gaucho de recibir el tercero. Más allá de estar abajo, Progreso no dejó de intentar hacer el suyo, continuó con fuerza, pero a base de ganas más que de fútbol. Trató de acorralar al rival buscando el descuento. La inclusión de Álex Silva y de Mathías Riquero le dio más fuerza adelante. También buscó alternativas en el juego aéreo para complicar a los negriazules, pero no pudo y a los 82’ se liquidó el partido. Fue la primera pelota que tocó Gonzalo Bueno: un notable pase cruzado que controló de buena manera y definió de zurda, imposible para el arquero local.

Nahuel Suárez, arquero de Progreso.

Nahuel Suárez, arquero de Progreso.

Foto: Federico Gutiérrez

A esa altura los de Marcelo Méndez eran los dueños de la cancha y lo sellaron con un cuarto gol. Bueno hizo el segundo personal, tras una gran jugada de Agustín Dávila, que la metió al medio y tras un rebote le quedó al Zorro, que no tuvo que hacer más que empujarla.

Detalles

Estadio: Abraham Paladino

Árbitros: Fernando Falce, Andrés Nievas, Gustavo Márquez.

Progreso (0): Nahuel Suárez, Javier Méndez, Lucas Ferreira, Gonzalo Andrada (53’ Mathías Riquero), Fabricio Fernández (53’ Álex Silva), Esteban González, Mauricio Loffreda, Rodrigo Viega (63’ Santiago Gaspari), Leandro Aguilera, Facundo Peraza, Nahuel Roldán. Entrenador: Gastón Añón

Liverpool (4): Sebastián Lentinelly, Camilo Cándido (47’ Jean Pierre Rosso), Christian Almeida, Gastón Pérez, Federico Pereira, Fabricio Díaz, Hernán Figueredo, Gonzalo Pérez, Agustín Ocampo (82’ Martín Fernández), Ignacio Ramírez (82’ Agustín Dávila), Alan Medina (83’ Gonzalo Bueno). Entrenador: Marcelo Méndez

Goles: 38’ Ignacio Ramírez, 54’ Alan Medina, 82’ y 88' Gonzalo Bueno (L).

Alan Medina, de Liverpool y Esteban González, de Progreso.

Alan Medina, de Liverpool y Esteban González, de Progreso.

Foto: Federico Gutiérrez

.