Fue la última noche que Gerardo Alcoba se vistió de jugador de fútbol, Wanderers enfrentó a Bolívar en el Parque Alfredo Víctor Viera. El partido tuvo al bohemio como protagonista, aunque le costó incomodar definitivamente a la visita, que especuló con el tiempo hasta que pudo. El 1-0 suma, pero habrá que ver cuánto pesa en la revancha en La Paz la semana que viene.

El equipo del Prado de Montevideo se vistió de internacional otra vez y brilló con las luces del progreso en su cancha de siempre. Apostado a promover lo más pulido de una escuela identitaria, Wanderers buscó con Nicolás Quagliatta cuando se soltó a las espaldas de los volantes centrales del equipo boliviano. El sostén se llamó César Araujo y la presencia particular de Alcoba desde el fondo como una apología al proceso de crianza de un futbolista. El arquero Mauro Silveira también estuvo cortejado por esa filosofía y por la sensibilidad de los pares, luego de anotarse ocho porotos en contra, en la última tenida por el campeonato local. Cosas del fútbol.

Bolívar empezó a sentirse cómodo con el paso del tiempo. En el primer acto, la más clara de los locales la tuvo Mauro Méndez que hizo pasar de largo al zaguero y definió con calidad al palo más lejano. La pelota dio en el fierro. En el medio del área, Renzo López se quedó preguntando por qué no se habían asegurado el gol en sus pies solitarios y dispuestos. Bolívar suspiró y siguió en ese tren de abroquelarse.

En el segundo acto Wanderers fue a por ese reloj. La presencia de López obligó a los proyectiles. Fue en ese aluvión de centros que Kevin Rolón pescó una pelota olvidada por el segundo palo. Convirtió el primer gol muy festejado en el banco de los suplentes. Con algarabía, con emoción, con pertenencia. Alcoba, que salió lesionado en el entretiempo, vivió su primer gol como ex futbolista. Este partido quedará en su sien como una cana.

Quagliatta siguió creciendo en el juego. Robó una pelota tras una nueva embestida de Leonardo Pais que fue incansable. Desbordó, todo dentro del área y jugó al medio para que Méndez, sorprendido como el escaso público y los televidentes, patee desviado por arriba del travesaño.

Daniel Carreño movió las piezas pero el juego siguió siendo el mismo. Bolívar apeló a un juego provocador que solo terminó por estimular a los locales. Araujo trilló, recuperó y generó todo el partido. Bolívar terminó de meterse en su cancha como si tuviera menos gente. Wanderers continuó el ejercicio del protagonismo con sobresaliente.

Araujo se erigió como la figura del partido, con prestancia, como si la experiencia fuera una falacia refutable y la juventud una fuente de frescura. Fue una demostración académica de cómo ocupar los espacios y qué hacer con ellos, como invadir y como resistir las invasiones. La toma de decisiones con la pelota, con el cuerpo y con el cuerpo del otro, terminó por ubicar la calidad explícita del pibe de las inferiores.

Wanderers buscó estirar la ventaja para respirar. Bolívar pareció conformarse con el resultado ajustable a climas locales. En la altura de La Paz será duro para el bohemio defender lo conseguido, pero es cierto que hay una creciente confianza en esa filosofía de las cosas, empuñadas en el gesto de su técnico Carreño que dirige como en casa, entre las raíces, sudando la camisa, viéndose crecer el pelo, las mañas.

Alcoba se despidió del fútbol con la camiseta que lo vio forjarse como deportista. Se fue lesionado en el entretiempo quizás cargado por el momento. Lo defendieron los pibes como el que fue en algún momento. Wanderers hizo los mandados y deberá atravesar fronteras para confirmar el éxito deportivo.

Detalles

Estadio: Parque Viera

Árbitros: Christian Garay. Asistentes: José Retamal y Edson Cisternas (Terna de Chile).

Wanderers (1): Mauro Silveira, Paulo Lima, Gerardo Alcoba (46´Damián Macaluso), Darwin Torres, Leonardo Pais, Kevin Rolón (68´Diego Hernández), César Araújo, Ignacio González (81´Santiago Martínez), Nicolás Quagliata (67´Diego Riolfo), Mauro Méndez (71´Maxi Pérez), Renzo López. Entrenador: Daniel Carreño

Bolívar (0): Javier Rojas, Diego Bejarano, Jairo Quinteros, Alberto Guitián, Roberto Fernández, Leonel Justiniano, Álex Granell, Alvaro Rey (9′ Jhon García (46´Kevin Salvatierra)), Erwin Saavedra, Bruno Miranda (76´César Menacho), Leonardo Ramos. Entrenador: José Ignacio González.

Goles: 55´Kevin Rolón (W)

Expulsado: 90´César Menacho (B)